Contradecires de Juan de Portoplano

0. Como casi cada día, Juan de Portoplano daba su paseo por los caminos y al final, terminaba por los vericuetos de las calles de su ciudad, en definitiva, por los entresijos del alma de su ser y del ser de la ciudad. Como cada día, hablaba consigo mismo y con quién se le acercase, como un nuevo Séneca-Sócrates.

1. Los decires son resúmenes del estado del alma, del estado de las cosas, del estado de las ideas, del estado de las miradas o perspectivas posibles.

– La historia muestra y demuestra hasta la saciedad, que demasiadas ideologías, se apalancan en diez realidades negativas, pero olvidan las noventa que funcionan correctamente, para subvertir o cambiar el orden social, pero casi siempre los que gestionan dichos cambios, solo se fijan en lo negativo, nunca en lo positivo, y siempre acaban liderando ellos o ellas esos cambios, para sentarse en los Grandes Asientos.

– Se le acercó un vecino, y le dijo: “como está usted siempre tan pensativo, tan dentro de si mismo”. Y el de Portoplano, le dijo, “porque alguien tiene que reflexionar sobre todo, porque ya vosotros, actuáis sobre todo y en todo, sin demasiado pensar”.

– Quienes lleguen a otras tierras y otros paisajes y otros paisanajes, ya que han sido recibidos por esas tierras, tengan el valor de intentar amar y respetar a esos nuevos paisajes y paisanajes…

– Juan de Portoplano pensaba y repensaba, volvía a los recuerdos, y en aquel rincón del mundo, que casi nadie conocía, que casi nadie reconocía, solo había estado intentado crear un nuevo pensar más verdadero y más bondadoso, para el bien de la sociedad y de la humanidad, de los presentes y los del futuro, y después, como pequeñas cartas, los enviaba al mundo, pero el mundo no los recibía.

– Quien fallece, no muere del todo a este mundo, porque muchas de sus palabras y de sus actos quedan de alguna manera en el mundo, quedan en otros seres humanos. El problema es que sean verdaderos y que sean bondadosas, e incentiven el bien.

– La sentencia, tiene un lado positivo, que expresa una perspectiva de la materia-mente-conciencia-concepto-conocimiento, y una dimensión negativa, que puede ser verdadera o falsa y como la miel entra muy fácilmente, pero puede ir miel con veneno.

– Con pequeñas frases, que pueden tener muchos nombres, máximas o eslóganes, se van conquistando los corazones-cuerpos-mentes-almas de los seres humanos. Si uno se mira, hacia adentro, se da cuenta, que está formado en su pensar y pesar y penar, por pequeños enunciados o ideas. Cada uno, cada uno con las suyas.

– Qué nos diría hoy Epicteto o Marco Aurelio o Platón o Séneca o Sócrates o…, si andarán por nuestras calles, si andarán por nuestras redes sociales, si andarán por nuestras escuelas y universidades, si andarán por nuestros periódicos y tertulias… Quizás anden, anden algunos o algunas, pero no los reconocemos.

– Todos anhelan haber podido estar en las conversaciones y diálogos entre Sócrates y Platón, pero pocos se preocupan que quizás, tengan un pequeño Platón o una pequeña Sócrates al lado de su casa, en su vecindad, en su escuela, en su calle, en su ciudad, en su tiempo, y casi nadie los escucha, ni los oye…

– El pájaro no sabe de fórmulas y leyes fisicomatemáticas, ni químico biológicas y existe. Ni el pájaro entiende los pensamientos que nosotros penamos y sentimos y existe. ¿L pregunta es, igual que el pájaro no entiende nuestros pensamientos, ni sabe leer tampoco, quizás, existan otros seres en la galaxia, que nosotros no seamos capaces de entender y comprender lo que sueñan o sienten o piensan?

– En este siglo se ha descubierto, se decía entre sí Juan de Portoplano, miles de millones de galaxias, con miles de millones de estrellas cada una, posiblemente con miles de millones de planetas, por tanto, qué puede existir y vivir y ser y estar en todo ese enorme espacio. Es un cambio tan radical, mayor revolución que la de Copérnico y Galileo juntas, pero, como no ha habido negación de ninguna ideología, la vivimos y no pensamos las enormes consecuencias que ello tendrá y que ya tiene…

– Quizás hayan existido una o cien o miles o millones de civilizaciones inteligentes en las galaxias. Quizás hayan existido y muchas de ellas hayan desaparecido y se hayan extinguido. Quizás, este sea el gran problema, que nosotros, también podemos desaparecer o extinguirnos o autoextinguirnos.

– Lo sagrado, lo religioso, lo ritual numénico lleva muchas decenas de miles de años con nosotros y en nosotros, no podrá abolirse en tres siglos, como los humanes de ahora, al menos, algunas ideologías pretenden… Cuándo lleva tantos milenios con nosotros y en nosotros, debe ser que sea una cosa muy importante para la esencia y la profundidad de la conciencia y, de la mente humana, igual que lleva con nosotros decenas de miles de años el arte o las artes…

– Por qué para unos lo blanco y claro es blanco y para otros es obscuro, y para otros lo negro y obscuro es blanco y para otros es negro. Este es un misterio que supera mi inteligencia. Siempre lo ha superado.

– Al final, se produce una endoculturación en la infancia, debido a multitud de factores-variables, y todos los seres humanos, ya arrastramos esa impronta para toda la existencia.

– Ten mucho cuidado con tus traumas y tus heridas profundas y esenciales, intenta averiguarlos, analizarlos, conocerlos, buscar el por qué, y en la edad adulta, intenta racionalizarlos y asimilarlos, no vaya a ser que tus traumas y heridas, produzcan otros traumas y heridas a otras personas, cercanas o lejanas, y dependiendo del poder que llegues a tener en la sociedad, podrías producir enormes traumas y heridas, a una persona a diez a cien o a miles o a cientos de miles o a millones…

– A todo político y a la clase política, que quiera gobernar desde las altas instancias habría que crear un test de análisis de personalidad y, de análisis de moralidad y, de análisis del sentido común. Porque su poder puede ser tanto, incluso en la democracia, que podría afectar a millones de seres humanos, de forma positiva o de forma negativa… Si se hacen test a los pilotos de los aviones, por qué no hacerlo, a las personas que regentarán los altos cargos de la nave del Estado. Lo mismo a los altos cargos de la economía privada y pública.

2. El de Portoplano, se acercó a la barra del bar, saludó a sus convecinos y amigos, sacó el dinero del bolsillo, pagó y se marchó en silencio. Hoy, había sido una tarde rica en pensamientos, aunque apenas había dialogado con nadie. Se alejaba como mirando dentro de sí, mirando al y el suelo o a las paredes, pero dentro de sí. Cuánto saber o cuánto interrogante o cuánta sabiduría o cuanto conocimiento, quizás perdido y olvidado en alguna aldea de este planeta.


Autor: Jesús Millán Muñoz – https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero (12 febrero-05 mayo 2017 cr).

¡Sé el primero en comentar!

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


X