El sedentarismo se instala en la merienda de los niños madrileños en la última década

El estudio, llevado a cabo por El Caserío en colaboración con Aldeas Infantiles SOS, revela que mientras que el 32% de los niños merienda realizando principalmente actividades estáticas como ver la TV o jugar a videojuegos, sus padres recuerdan tomar esta comida realizando actividades más físicas como jugar en casa o en la calle (45%)

Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS España; Aída Aguirre, responsable de marketing de El Caserío; y Javier Maldonado, marketing manager de Ipsos España

El 45% de los madrileños de entre 35 y 55 años recuerda que merendaban jugando en casa o en la calle, cifra que se contrapone con la rutina de los más jóvenes que solo en el 25% de los casos han heredado esta práctica. En concreto, el 32% de los niños ven la televisión, juegan a videojuegos o utilizan el móvil durante este momento del día. Estos se desprenden del primer Estudio sobre hábitos de merienda en España, presentado ayer por El Caserío en colaboración con Aldeas Infantiles SOS.

En el análisis, llevado a cabo por la consultora Ipsos y en el que se han hecho 1.200 entrevistas en 600 hogares de toda España, con datos regionalizados, se observa que el 40% de los adultos madrileños recuerda con ilusión las meriendas gracias a lo que hacían mientras la tomaban. Esta cifra se mantiene casi estable en los últimos años, ya que los jóvenes de hoy en día comentan, en el 31% de los casos, que se trata de uno de los mejores momentos de la jornada por lo que hacía.

“Este estudio nos ha ayudado a comprender algunos cambios en la preocupación acerca de la alimentación entre generaciones. El 67% de los padres madrileños intenta ofrecer a sus hijos meriendas saludables, aunque reconocen darles algún capricho de vez en cuando”, ha explicado Aida Izaguirre, responsable de marketing de El Caserío.

Y es que los alimentos protagonistas en la merienda han sido también objeto de análisis en este estudio. Los resultados ponen de manifiesto que mientras que los padres solían tomar casi en exclusiva bocadillos o similares (82%), los niños de Madrid han reducido este hábito (56%), aumentando, por otro lado, la presencia de sándwiches (46%).

La figura paterna, más presente en las meriendas de sus hijos

En las últimas décadas hemos asistido a un cambio significativo tanto en los roles como en los propios modelos de familia. Por este motivo, los padres encuestados recuerdan que eran sus madres las que solían prepararles la merienda (en el 94% de los casos). Pero con el paso de los años, aunque este porcentaje sigue siendo muy elevado (77%), los niños madrileños aseguran que cada vez es más el padre quien se encarga de este cometido (14%, superando ligeramente la media nacional, situada en el 13%), poniendo de relieve que cada vez más hombres tienen la oportunidad de implicarse en la crianza de sus hijos.

Aun así, la mitad de los padres y madres encuestados considera que el ritmo de vida actual no les permite disfrutar de esta comida con los pequeños de la casa.

Los participantes del estudio también fueron preguntados acerca de las anécdotas que recordaban relacionadas con la merienda a lo que muchos de los padres (30%) contestaron que recuerdan con nostalgia ese momento en el que ofrecían a sus amigos probar su bocadillo y ponían los dedos marcando hasta dónde podían morder. Las nuevas generaciones, por su parte, son más de preguntar y comparar la merienda con sus amigos (30%), y algunos, incluso, se intercambian la comida con el resto de sus compañeros (14%).

“La merienda es uno de los momentos más especiales en la vida de un niño. Además, es clave a la hora de conseguir una nutrición adecuada, por lo que debemos fomentar en todo momento unos buenos hábitos que generen también esos recuerdos positivos en los pequeños con el fin de ofrecerles herramientas para su crecimiento y evolución hacia la edad adulta”, explica Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS.

Apoyo a Aldeas Infantiles SOS

Este estudio se ha llevado a cabo en el marco de la colaboración que El Caserío mantiene desde 2016 con Aldeas Infantiles SOS. Un acuerdo a través del cual la marca de queso ha llevado a cabo la donación de 20.000 meriendas destinadas a los niños que diariamente acuden a los Centros de Día que la organización tiene en la Comunidad de Madrid. Más de 120 jóvenes que carecen de este recurso debido a sus circunstancias familiares.

El Caserío apoya así una iniciativa especialmente vinculada a su historia, ya que los quesitos de la marca surgieron precisamente como alimento para el momento de la merienda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*