Adiós de Las Rozas a San Miguel 2017

Las fiestas patronales de Las Rozas han concluido después de intensos días de actividades lúdicas que han disfrutado peñas, vecinos y visitantes. El tradicional Pobre de mí y el castillo de fuegos artificiales pusieron el pasado lunes el punto y final a unos festejos que tuvieron su epílogo al día siguiente en la cena de confraternidad servida por las peñas en la Plaza Mayor.

El jueves 28 se inauguraban oficialmente las Fiestas con el pregón a cargo del equipo Altitude, perteneciente al Club de Baloncesto Las Rozas, formado por deportistas con discapacidad intelectual de la Fundación Trébol, y el equipo e silla de ruedas con alguna discapacidad física, tras el cual se dio el chupinazo, se procedió a la coronación de las Reinas y Reyes de las Fiestas y se entregaron los trofeos a los ganadores de las distintas competiciones celebradas en la antesala de estas fiestas.

El viernes 29, festividad de San Miguel, la imagen del Santo recorrió en procesión el casco antiguo del municipio portada por sus cofrades y acompañada por las autoridades municipales tras la celebración de la solemne misa en honor del patrón de Las Rozas. Posteriormente se ofreció la paella popular en la plaza Mayor preparada por una de las peñas que colaboran estrechamente con la organización de las fiestas. Ya por la tarde en la Iglesia de San Miguel, el Coro Villa de Las Rozas presentó su concierto “Estrechando lazos”, mientras en el Recinto Ferial, el grupo Fórmula V y sus teloneros, el grupo local Diablos Rojos, llenaron la carpa municipal.

El sábado 30, tras el primero de los tres encierros programados, hubo juegos populares y huevos con chorizo en la plaza de España, organizados por las peñas locales. Ya por la noche, la música de “The little night Cabaret” llegó a la plaza Mayor, mientras que en Recinto Ferial la banda Revólver y “El Pulpo” congregaron a más de 3.000 personas en la carpa municipal.

El domingo, Día del Niño en las fiestas, los más pequeños disfrutaron con un gran parque infantil, pudieron correr su propio encierro delante de unos toros mucho menos peligrosos que los de verdad y tuvieron la oportunidad de asistir como público al espectáculo “Los Gabytos” en la plaza Mayor.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*