Presencia de amianto en los centros educativos de Móstoles

Aulas de Educación Infantil del CEIP Alonso Cano / Fuente: www.cpalonsocano.blogspot.com

Ante la constancia de la antigüedad de las edificaciones del CEIP Alonso Cano, y habiéndose detectado algunas cubiertas de uralita, a finales del curso pasado la Comunidad Educativa del Centro, y en su representación el AMPA, solicitó al Ayuntamiento que se analizaran diferentes puntos del colegio para detectar la posibilidad de presencia de amianto, verificaciones que finalmente se llevaron a cabo en una cubierta sobre lucernario con resultado positivo en crisólito y otras variedades de amianto, según recoge un comunicado difundido hoy por el citado AMPA.

Después del análisis, en concreto el día 16 de febrero le confirmaron a la Asociación la presencia de este material en al menos dos puntos del colegio. “Nuestra preocupación por la salud de la Comunidad Escolar nos ha llevado a solicitar tanto al Ayuntamiento como a la Comunidad de Madrid el análisis de la cantidad de fibras de amianto en el aire, así como la realización inmediata de un mapa de los puntos de amianto en el Colegio, el plan de prevención y el plan de retirada”, señalan fuentes de la Junta directiva del referido colectivo de madres y padres de alumnos del CEIP Alonso Cano.

Con fecha 28 de febrero en una reunión conjunta con el Ayuntamiento, los representantes del mismo se comprometieron a realizar estos análisis más exhaustivos, así como a la desamiantación del colegio este verano con cargo a los presupuestos del Plan PIR.

En el Pleno del Ayuntamiento del 22 de febrero y en la Comisión mantenida el 28 de febrero, el Ayuntamiento igualmente se ha comprometido a realizar las inspecciones necesarias para determinar si hay amianto en el resto de edificios educativos, de cuyos resultados se está a la espera.

Los municipios de Madrid, especialmente de la zona Sur, tuvieron una expansión constructiva de edificios educativos en las décadas de los 70 y 80. Los materiales usados en aquella época al igual que las técnicas de edificación, hacen sospechar que en todos los Colegios del municipio de Móstoles haya amianto, con lo cual el problema pasa al ámbito del conjunto de toda la comunidad educativa mostoleña, incluidos posiblemente los edificios de Educación Secundaria. Esto es especialmente importante máxime sabiendo que ya el curso pasado hubo actuaciones de este tipo en otros Colegios.

“Es ahora, en la década en curso, cuando los límites de la vida útil de los materiales se están alcanzando, y por tanto sólo una evaluación precisa e impecable de todos y cada uno de los elementos constructivos que tengan amianto nos puede garantizar una baja exposición a fibras, hasta la completa retirada del material que debe ser planificada y realizada con la máxima urgencia”, recalcan desde el AMPA denunciante.

El amianto en todas sus variedades es un agente cancerígeno que afecta especialmente a los pulmones, con un alto periodo de latencia y difícil de detectar hasta 20, 30 ó 40 años después de la exposición continuada a bajos niveles. No existe, como indica la Unión Europea, un umbral mínimo de exposición que se considere seguro, y la única prevención es la eliminación total del amianto en las infraestructuras en las que exista, como preconizan sus directivas.

El amianto tiene una vida útil de entre 30 a 50 años, dependiendo de la fiabilidad propio material, mantenimiento, manipulación y exposición medioambiental, con lo cual,”consideramos que es difícilmente valorable si no es caso por caso, con extrema delicadeza y precisión”, matizan desde la Asociación.

Desde el año 1999 Europa ha tomado cartas en el asunto, sin embargo España, desde el punto de vista del AMPA, no ha realizado a tiempo los deberes: “En la Comunidad de Madrid, la evidente edad de los edificios públicos educativos de todos los municipios nos provoca intranquilidad y dudas del estado útil del amianto que presuntamente se pudiera utilizar en estas infraestructuras”, observan los representantes de los padres y madres de los alumnos del CEIP Alonso Cano, para añadir: “Destacamos que la falta de información, de políticas económicas adecuadas y destinadas exclusivamente a este tema, y de colaboración entre Municipios y Comunidad de Madrid, expone a la Comunidad Educativa Madrileña a riesgos graves para la salud pública”.

“Es nuestra exigencia como AMPA, principal interesado en la salud de los niños y trabajadores del Colegio, que las Autoridades y Organismos competentes tomen posiciones en este asunto, asignando los recursos humanos y económicos necesarios inmediatamente, aplicando con carácter de urgencia políticas de desamiantado, y demostrando unión parlamentaria en vez de tratar a la ciudadanía como sombras”, concluye el comunicado de la Asociación.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*