Jarama Vivo muestra su rechazo a un nuevo trasvase desde el Tajo

Reunión de la Confederación Hidrográfica del Tajo

Jarama Vivo muestra su rechazo a la aprobación por parte de la Comisión Técnica del Trasvase Tajo-Segura de nuevas cesiones de agua hacia el Levante. Aunque los niveles legales de los embalses de cabecera (Entrepeñas y Buendía) superan los 400 Hm3 exigidos por la ley para que se autoricen nuevos trasvases, estos son injustificables desde el punto de vista de una gestión ecológica de la cuenca y en base a los principios emanados por la Directiva Marco del Agua.

Para Jarama Vivo es intolerable que los embalses de cabecera se estén gestionando únicamente con el objetivo de satisfacer las demandas de los regantes del Levante español (Murcia, Alicante y Almería), mientras que las demandas ambientales del río Tajo y de la cuenca son desatendidas. Hay que tener en cuenta que mientras el volumen de Entrepeñas y Buendía se ha duplicado en el último mes, por el río Tajo en Aranjuez han seguido discurriendo unos caudales pírricos de 8 m3/segundo de media. Es decir, el río Tajo está secuestrado en cabecera y son desatendidas sus demandas ambientales en su tramo medio.

Para Jarama Vivo resulta necesario que se prioricen las demandas y usos de la cuenca cedente por encima de los de la cuenca receptora, tal y como marca la Directiva Marco del Agua. Con el agua existente actualmente en cabecera (a tan solo un 20% de su volumen) no es posible que todos los usos propios del Tajo queden atendidos. Por tanto, un nuevo trasvase resulta una grave irresponsabilidad. Los caudales insuficientes en el Tajo agravan la situación de contaminación del río, generada por la mala calidad de los ríos Jarama y Guadarrama.

Jarama Vivo propone un cambio en la política hidráulica en la cuenca del Tajo, que tiene que pasar obligatoriamente en la derogación de las actuales normas de explotación del Trasvase (Memorándum del Tajo-Segura); que se gestione la cabecera del Tajo dentro del Plan Hidrológico de la demarcación del Tajo; el establecimiento de un régimen ecológico en el río en Aranjuez, Toledo y Talavera; la transformación del modelo de agricultura en la cuenca del Segura y su adaptación progresiva a los propios recursos de la cuenca. Todo ello desembocaría en el medio plazo a la clausura del Trasvase.

Por unos ríos vivos, con agua para la vida: ¡No al trasvase Tajo-Segura!


Colectivos de Jarama Vivo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*