La Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid desmonta el Avance de Plan General de Los Molinos

Ayuntamiento de Los Molinos

La Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid ha emitido el «Documento de Alcance del Estudio Ambiental Estratégico/Informe Previo del Análisis Ambiental» sobre el Avance de PGOU de Los Molinos, que fue presentado por el equipo de gobierno del PP en el año 2019, poco antes de las elecciones municipales.

El Informe contiene calificativos muy duros sobre aspectos formales de lo hecho y lo no hecho por el equipo redactor contratado, así como sobre múltiples aspectos de los propósitos urbanísticos del PP, la mayoría de los cuales habían sido puestos de manifiesto por Unidas Podemos y en las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción ante el citado Avance de PGOU del 2019.

Lo que en este Informe de la Comunidad de Madrid aparece tendrá que ser incluido en la redacción de la nueva propuesta de PGOU, de manera obligatoria, por lo que el nuevo proyecto de Plan General tendrá que ser muy diferente al que contenía el Avance.

Este Informe de la Comunidad de Madrid, fechado el 15 de octubre pasado, señala numerosos errores formales de calado en el Avance del PGOU del PP. Desde planos donde la línea urbana pasa por diferentes sitios (con diferencias de más de una hectárea y media) cuantificaciones diferentes, sumas de clasificaciones de terrenos que no coinciden con el total de superficie de Los Molinos, delimitaciones erróneas del Monte de Utilidad Pública y de los Montes Preservados, carencias y errores de gran magnitud en el ancho de las vías pecuarias y ausencia de inventario de construcciones intrusadas en ellas, ordenanzas que se nombran que no están en los documentos, referencias a figuras urbanísticas que ya no existen en las leyes, contradicciones entre afirmaciones en los documentos del Avance, no delimitación de las zonas inundables y de delimitación del dominio público hidráulico, ausencia de medidas contra el gas radón en las ordenanzas constructivas, falta de criterios en las zonas verdes sobre el gasto de agua y las especies alergénicas o exóticas, ausencia de evaluación del impacto medioambiental detallado de la propuesta de instalación de un Polígono Industrial-Comercial-De ocio en una zona de gran valor natural y paisajístico, lindante con el término de Guadarrama, no haber tenido en cuenta los preceptos del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra de Guadarrama respecto a las zonas arboladas que se pretenden urbanizar, no incluir la afectación al arroyo de Majaltobar, etc., etc.

Siempre queda la duda de si esos “errores” lo son, y por lo tanto habría que cambiar de equipo redactor del PGOU, o si forman parte de esas ambigüedades que ha venido utilizando el entramado político-especulador en las normas urbanísticas, para despistar y colar crecimientos urbanos que no se han querido hacer explícitos.

Incluso los términos que utiliza la Comunidad de Madrid hacia lo hecho por el equipo técnico (que ha venido siendo el de cabecera de los Ayuntamientos de Los Molinos desde hace muchos años y en el que está también el amargamente famoso Enrique Porto Rey, antiguo Director General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid) son duros, con frases calificativos como “incorrecto”, “muy deficiente”, “especialmente confuso y poco explicativo”, “muchas contradicciones e inexactitudes”, “no se corresponde”, “ausencia de planos exactos y detallados”, referencia a figuras de clasificación del suelo y de planeamiento que no existen en la ley (como los PERI), denominaciones y clasificaciones distintas y contradictorias para una misma categoría de suelo, “regulaciones confusas”, referencias a documentos que “no existen”, no reflejar en los planos las Zonas Comerciales, que «El inventario de edificaciones e instalaciones en suelo no urbanizable presentado es una mera relación de datos catastrales», ausencia de justificación de lo propuesto para las fincas de congregaciones católicas, alternativas que “están planteadas de una forma retórica” o meramente instrumental para seleccionar la alternativa predeterminada, ausencia de “indicadores objetivos, particularmente desde el punto de vista ambiental”, la no coincidencia, por mucho, entre el crecimiento demográfico esperado y el número de viviendas nuevas recogidas en el Avance, etc., etc.

Y el Informe de la Comunidad de Madrid exige al Ayuntamiento, algo tan lógico como que justifique los crecimientos planteados, tanto en su conjunto como en cada una de las zonas propuestas, indicando que «no queda acreditado que la propuesta de planeamiento responda a unas necesidades reales, y podría suponer un consumo innecesario de suelo, en un municipio con una ocupación urbana muy significativa», que es tanto como decir que lo que proponen es exagerado. También le afea que se pretende colmatar los espacios junto al río Guadarrama, que está incluido en la Red Natura 2000, y que tiene zonas sensibles a las inundaciones, que no se cuantifica la capacidad de construcción que ya existe en Los Molinos en los centenares de solares vacíos existentes, que se propone un Polígono Industrial-Comercial-De ocio en una zona densamente arbolada y que forma un corredor ecológico, etc., etc.

Qué puede pasar ahora y qué se propone

Sabemos que ahora el gobierno del PP dirá que el Avance era solo indicativo y que la Comunidad de Madrid solo le pide que justifique mejor las cosas, pero ésta puede rechazar formalmente este Avance y obligar a redactar uno nuevo. En cualquier caso creemos que cuando el PP y Vox redacten la propuesta para aprobación inicial del PGOU, seguirán intentando colar algunas de las barbaridades propuestas.

Por parte de Unidas Podemos Los Molinos se ha propuesto reiteradamente al PP, que antes de elaborar un documento técnico sobre urbanismo, se haga un diagnóstico de la situación actual y se ponga en marcha un proceso de participación vecinal, para encontrar por consenso las líneas de futuro para nuestro pueblo, y desde ellas establecer el urbanismo que las refuercen. Partimos, en nuestro caso, de que hoy no es positivo ni necesario reclasificar a urbano ningún espacio rural de Los Molinos. Más aun, que aquellos espacios urbanos que llevan hasta 30 años sin ser construidos, como las parcelas propiedad de ONCISA y COVIBARGES, deben ser desclasificadas y volver a la categoría de no urbanizables de protección.


ANEXO: Antecedentes

Los Molinos es un caso extremo de fracaso de los intentos del entramado político-especulador por urbanizar nuestros espacios naturales. Su primer Plan General, dictado en 1969, fue prácticamente el segundo que se hizo en la provincia de Madrid.

Desde entonces, los Ayuntamientos del PP, PADE (partido ya desaparecido) y PSOE, han intentado imponer unos PGOU expansivos que fueran incluso más allá de los 20.000 habitantes que planteaba el PGOU de 1969.

Así se han llegado a redactar, y pagar, hasta cinco proyectos de PGOU (en los años 1984, 2000, 2001, 2003 y 2011) y todos ellos han fracasaron porque sus contenidos fueron rechazados por la propia Comunidad de Madrid, como lleva camino de fracasar este sexto intento de 2019, si el PP sigue empeñado en crecimientos no necesarios, dañinos e ilegales.

Incluso, la Comunidad de Madrid tuvo que dictar hace 30 años, en 1991, unas Normas Subsidiarias, reduciendo los crecimientos en cinco zonas, pero el PP de la CAM, saltándose la ley, no las publicó en el BOCM intencionalmente, por lo que durante años se creó un vacío legal que permitió que desde varios Ayuntamientos se consintiera, cuando no impulsara o alentara, la urbanización ilegal, se destruyera patrimonio histórico-cultural protegido y se construyera en zonas rurales.

En el año 2007 el gobierno de la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre, aprobó unas Normas Transitorias, que, con la coartada de ordenar el caótico urbanismo de Los Molinos, en realidad pretendían abrir camino a la urbanización de zonas de gran valor ambiental, como los prados de la zona norte del casco urbano, a los que bautizaron como Extensión Norte (siempre que se pone un nombre así, supuestamente técnico y que empieza por extensión, es para preparar su urbanización) Ecologistas en Acción llevó estas Normas Transitorias a los tribunales, desvelando la actuación ilegal de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Los Molinos, y el Tribunal Supremo dictó una sentencia, en 2012, que obligaba a la Comunidad de Madrid a publicar las Normas Subsidiarias de 1991 y derogaba las Normas Transitorias de 2007, considerando en su sentencia que el gobierno de la Comunidad de Madrid, con Esperanza Aguirre, había operado con “desviación de poder”.

Sin embargo, nadie fue a la cárcel por ese uso ilegal del poder político para favorecer a una minoría. De resultas de estas actuaciones, un porcentaje muy elevado de las viviendas de Los Molinos están en lo que se llama fuera de ordenación. Es decir que su situación, dimensiones, retranqueos, tamaño de parcela, están fuera de las ordenanzas urbanísticas vigentes, lo que crea una enmarañada realidad y genera múltiples problemas a sus propietarios a la hora de realizar cambios en ellas, venderlas, etc. Son problemas de difícil solución. Algunos de imposible solución. El desorden, las ilegalidades, el amiguismo y clientelismo… han dejado en el urbanismo de Los Molinos una realidad caótica.

«Nosotros/as consideramos que es imprescindible ordenar el urbanismo de Los Molinos. En eso coincidimos todos los actores políticos y sociales. Pero cada vez que se ha puesto en marcha formalmente un PGOU, esa necesidad solo ha servido de coartada para intentar colar expansiones urbanísticas cuya justificación hay que buscarla en quiénes son los dueños de las parcelas favorecidas con esos pelotazos.

Más aun, Vox, que gobierna en coalición con el PP, sigue todavía con los planteamientos que hace una década tenía su partido matriz (el PP) y pretenden extender la urbanización a la “Extensión Norte” y otras zonas de gran valor medioambiental, repitiendo el viejo mantra de que el crecimiento y la construcción será la fórmula para llegar a un desarrollo y bienestar que, como la realidad de la Sierra demuestra, se ha demostrado un espejismo, que ha disminuido la calidad de vida de la mayoría de los vecinos y vecinas, la calidad del empleo y los salarios, que ha impedido la búsqueda de soluciones sostenibles y que ha afectado a nuestra mayor y más perdurable riqueza que es el medio natural».

INFORME PREVIO DEL ANÁLISIS AMBIENTAL

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*