¿Cómo ayudar a mi hijo con las matemáticas? Afianzar conceptos y personalizar el aprendizaje, claves para Kumon

Ayer miércoles, 12 de mayo, se celebró el Día Escolar de las Matemáticas, fecha escogida en honor a Pedro Puig Adam, nacido el 12 de mayo de 1900 e  internacionalmente reconocido en el campo de la enseñanza de las Matemáticas. El método Kumon fue ideado hace más de 60 años por el también profesor de matemáticas, Toru Kumon, en Osaka (Japón), un método que siguen hoy millones de niños en todo el mundo, y miles en España – solo en los últimos diez años 74.456 alumnos han seguido el programa de matemáticas.

En estos momentos, más de 14.300 alumnos de toda España trabajan en el programa de Kumon Matemáticas y 5.568 alumnos estudian en los centros de la Comunidad de Madrid, donde han logrado que 55% de todos estos alumnos estén aprendiendo contenidos matemáticos hasta tres años por encima de su nivel escolar. «Con Kumon Matemáticas, la garantía es que la adquisición de capacidades y conocimientos sea sólida y progresiva. Con confianza, constancia, hábito de estudio y concentración y, aplicando los conocimientos y capacidades que va adquiriendo, el alumno es capaz de sacar su máximo potencial», apunta Irene Arias, directora y orientadora del centro Kumon Las Rozas – El Pinar / Punta Galea.

Kumon Matemáticas es un programa para niños de todas las edades y capacidades que ayuda a desarrollar las habilidades matemáticas y el gusto por los números. Los alumnos, que pueden empezar desde los 2 años, hacen una prueba al principio de su trayectoria en Kumon para asegurarse de que empiezan a trabajar en el nivel más adecuado. Estudian en función de su capacidad, independientemente de su edad y de su curso escolar.

El programa avanza con pequeños pasos desde las nociones más básicas, como reconocer los números, hasta contenidos matemáticos más complejos. Así se van afianzando los conocimientos gradualmente. «En cada nivel de Kumon Matemáticas los alumnos aprenden por sí mismos contenidos conceptuales nuevos. Luego, trabajan sobre ellos hasta dominarlos profundamente. De esta forma, con confianza y dominio de lo anterior, los alumnos pueden enfrentarse por sí mismos a los nuevos contenidos del siguiente nivel, desarrollando así sus capacidades al máximo», añade Irene. «Creemos que todos los niños tienen potencial para disfrutar aprendiendo matemáticas por sí mismos y los orientadores, gracias a nuestra experiencia, les ayudamos a lograrlo», concluye.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*