Actividades Montessori para fomentar la inclusión esta Navidad

Fomentar una actitud inclusiva en los niños es esencial por múltiples motivos. Por un lado, estimula su propio desarrollo. Y, por otro, les hace aprender a valorar a todas las personas, independientemente de sus circunstancias, capacidades, origen, cultura o cualquier otra diferencia. Lo que, sin duda, nos ayuda a avanzar hacia una sociedad más justa.

En lo que a su desarrollo respecta, inculcar en ellos una actitud inclusiva hacia otras personas les ayuda a tener una mente más abierta, a ser más respetuosos, más empáticos y compasivos, adquirir más confianza en sí mismos y estimular habilidades sociales importantes, como la capacidad de trabajo en equipo y la cooperación. Al potenciar en los niños la inclusión y la solidaridad, aprenden a valorarse a sí mismos y a los demás, lo que aparte tiene un impacto positivo en su bienestar emocional y su autoestima.

En este caso, la Navidad es precisamente un muy buen momento para promover estas actitudes y comportamientos en los niños, ya que se relaciona con una época de dar a los demás, pensar en ellos, ser considerados y estar cerca de los seres queridos.

En este sentido, la pedagogía Montessori también promueve una actitud inclusiva y solidaria en los niños. Pues, aunque fomenta su individualidad e independencia, lo hace desde el respeto a cada persona y la empatía hacia el resto. Todo ello, a través de la creación de un ambiente de cooperación, en el que se les enseña la importancia de la diversidad y de la inclusión de todas las personas. Además, este método también resalta el aprendizaje autónomo y del descubrimiento, por lo que los niños aprenden a tomar decisiones por ellos mismos y a desarrollar su pensamiento crítico en materia de justicia y equidad.

Con esta perspectiva, desde The English Montessori School, TEMS, nos dan algunas ideas de actividades para hacer con niños durante las vacaciones de Navidad para promover así una actitud inclusiva:

  1. Involucrarles en las acciones y tareas que hagamos en Navidad, como la preparación de comidas, regalos u otros eventos. Esto les ayudará a entender la importancia de incluir a los demás y de mostrar gratitud.
  2. Aprovechar para jugar a juegos, que pueden ser de mesa o de cartas, entre otros, de modo que fomentemos en ellos la cooperación y el trabajo en equipo.
  3. Leer libros y ver películas que aborden temas que queramos potenciar, como en este caso la diversidad, la inclusión y la solidaridad.
  4. Realizar buenas acciones de servicio comunitario, como recoger alimentos o preparar ropa que no queramos y llevarlos a un centro de acogida o banco de alimentos.
  5. Hacer actividades que estimulen la creatividad a la vez que potencian aprendizajes. Para ello, podemos pedirles que hagan un dibujo que represente la inclusión y la diversidad y discutir con ellos el significado.

Es importante considerar que fomentar una actitud inclusiva es un proceso continuo, que requiere tiempo y esfuerzo. Pero, con pequeñas acciones cotidianas como estas actividades, podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar una mente abierta y empática.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*