Contactos en internet, una tendencia al alza para encontrar eficazmente una pareja estable

Investigaciones como la realizada por Michael Rosenfeld, Sonia Hause y Reuben Thomas, sociólogos adscritos a las universidades de Standford (los dos primeros) y la Estatal de Arizona, ponen de manifiesto que el 39 por ciento de las parejas heterosexuales y el 60 por ciento de las homosexuales se han conocido a través de Internet.

Otros estudios como los llevados a cabo por los autores del Método de Francisco-Canet, terapia de pareja ésta basada en la inteligencia emocional, promovida por los especialistas José Ángel de Francisco y María Dolores Canet, de los centros hospitalarios Quirónsalud Alicante, Murcia y Torrevieja, confirman que cuatro de cada diez parejas se han conocido, en concreto, gracias a las redes sociales y a aplicaciones móviles.

Además, este último estudio precisa que la formación de nuevos tipos de parejas a la que está dando lugar internet, presenta como principal característica una mayor estabilidad que la que tienen las parejas que se han conocido de formas tradicionales, sobre todo porque las aplicaciones y páginas web que ofrecen a sus usuarios la posibilidad de conocerse online, como por ejemplo www.decontactos.com favorecen que establezcan lazos entre sí personas afines, dado que tienden a comunicarse especialmente quienes poseen perfiles personales similares, en los que cada uno refleja datos sobre sus respectivos gustos, características y preferencias.

Plataformas como la citada suelen ser dinámicas, intuitivas, fáciles de usar, sencillas y eficaces hasta con público poco hábil con la tecnología y/o la informática, pero cuyo principal ‘leit motiv’ lo constituye conectarse e interactuar con otras personas en línea. Así, las páginas de citas y las redes sociales en general se han consolidado como una vía más, y muy importante, para socializar con nuevas personas y llegar a iniciar una relación seria.

Con tan solo un clic es posible hoy en día iniciar una conversación con personas ubicadas en cualquier lugar del mundo, aunque, todo hay que decirlo, es conveniente de entrada ser prudentes y manejarse de acuerdo con protocolos seguros de navegación y comportamiento en la Red.

Una manera de empezar con buen pie en una relación virtual es definir lo que se desea de la otra persona, por un lado y, por otro, explicar lo que se puede ofrecer, con naturalidad y sin artifugios. Además, es recomendable tener claro qué tipo de relación se pretende establecer y las características de la persona que se quiere conocer.

Tanto las redes sociales como las aplicaciones de citas y/o contactos online han cambiado nuestra manera de relacionarnos, lo que conlleva ser cuidadosos y selectivos a la hora de escoger con quiénes contactar dentro del amplio abanico de opciones y posibilidades que internet ofrece, una vez superados en gran medida en la actualidad los prejuicios que otrora existían a la hora de comenzar una relación de pareja con alguien que se ha conocido online.

Para tener éxito, se recomienda ser específico y honesto con la información que se ofrece sobre uno mismo y tener en cuenta los valores, más que el aspecto o apariencia física de la otra persona, evaluando las inquietudes que pueden llegar a ser comunes y estilos de vida similares que faciliten encontrar de manera duradera y estable a la pareja ideal. Por otra parte, no parece realista ser excesivamente exigente e incluso perseguir encontrar la persona perfecta porque seguramente no exista tal y como la anhelamos o imaginamos en nuestros sueños. Siempre habrá algunas cuestiones que difieran de nuestro prototipo.

Sin embargo, aplicar el sentido común es una garantía para obtener un buen resultado, según los expertos en relaciones de pareja, debiendo considerarse unas líneas básicas a cumplir para sentirnos a gusto y cómodos en la interactuación con el otro. Después, la perseverancia, la autenticidad y el paso del tiempo, sin precipitarse de cara a intimar con quien interactuemos se encargarán de situar la relación en su verdadera dimensión y perspectiva, sin quemar etapas para evitar frustraciones y desencuentros y, a la postre, llegar a establecer con éxito una relación sana y duradera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*