En marcha en la zona Majadahonda-Las Rozas un taller de Cruz Roja para ayudar a encontrar empleo a refugiados y solicitantes de asilo

María Castellanos impartiendo el taller de empleo / Foto: Cruz Roja

La Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Majadahonda-Las Rozas ha puesto en marcha un Proyecto para facilitar la búsqueda activa de empleo a personas refugiadas y demandantes de asilo, con el fin de acompañarles a lo largo del proceso.

El proyecto se denomina “Itinerarios de inserción laboral para la mejora de la empleabilidad de personas solicitantes y beneficiarios de protección internacional” y es nuevo en la Asamblea. Del mismo se ha hecho cargo la técnico María Castellanos, quien también lo desarrolla en la Asamblea de Cruz Roja en Pozuelo de Alarcón, y nos explica en qué consiste.

-¿Qué diferencia este programa de búsqueda de empleo de otro que no sea para personas solicitantes de asilo?

-La diferencia es el perfil del demandante. En este caso son personas que han solicitado Protección Internacional o Asilo. Muchas cuentan con el “Resguardo de presentación de solicitud de protección internacional”, la primera tarjeta que llamamos la “tarjeta blanca”, porque es una hoja blanca, que tiene una duración de 9 meses. Los primeros seis meses les adjudican un número de NIE y permiso de residencia, pero no de trabajo. Los tres últimos meses se les habilita el permiso de trabajo.

En CR se les atiende desde el primer día, tengan permiso de trabajo o no, por lo que el foco va a estar en la formación. Se trata de prepararlos para la búsqueda de empleo, de manera que, cuando tengan el permiso de trabajo, puedan hacer esa búsqueda de forma más activa.

Este proyecto se centra, sobre todo, en trabajar las competencias transversales, la formación y las habilidades técnicas, para que, cuando obtengan el permiso de trabajo, tengan más posibilidades de inserción.

Una vez que tienen el permiso de trabajo se les hace la intermediación laboral y se ponen en marcha las herramientas para la búsqueda de empleo que se han ido trabajando previamente. Se empieza desde cero, desde la definición de los objetivos laborales, lo que conlleva un ajuste de expectativas, ya que en sus países igual son gente muy preparada,  con carreras, con una profesión o un oficio que han desempeñado  durante muchos años, pero que en España no tienen la titulación homologada y en muchos de los casos, ya no van a poder dedicarse a su profesión.

Para ese reajuste tienen que conocer el mercado laboral que hay en España, ajustar por ejemplo los curriculum a la búsqueda que van a hacer, porque el que traen recoge una formación y experiencia que aquí no van a poder utilizar, al menos a corto plazo. Se va trabajando todo esto mientras no tienen el permiso de trabajo

A los nueve meses hay dos posibilidades: o que les denieguen la condición de asilados o que se la reconozcan y les den la “tarjeta roja” que permite trabajar.

-¿De que países proceden mayoritariamente los usuarios?

-En cuanto a los países de origen de estas personas, en nuestra Asamblea, nos encontramos con muchos que proceden de Venezuela, Perú o Colombia. De Ucrania, de momento, no nos han llegado hasta ahora. Muchos piden el asilo por motivos políticos sobre todo de Venezuela, y de Colombia por el tema de los cárteles porque están amenazados

Antes de que empezase este `proyecto en la zona, el perfil estaba aquí, pero se les atendía dentro del programa de  empleo en general

-¿Cómo se desarrolla el proceso?

Empezamos el Proyecto el pasado octubre y, de momento, hemos atendido a 7 personas, pero dos de ellas ya han encontrado empleo. Una venía con la tarjeta roja y a la otra se le habilitaba el permiso de trabajo en diciembre.

Las personas que vienen a Cruz Roja saben que aquí se les ayuda en la búsqueda de empleo y, de forma interna, se les deriva hacia un proyecto determinado

Una vez que la persona entra en el proyecto de búsqueda de empleo para refugiados, se le hace un itinerario personalizado en el que, de forma individual, se ve, junto con ella, que necesidades tiene y se traza una trayectoria con: definición de objetivos laborales, elaboración de herramientas de búsqueda de empleo (curriculum, carta de presentación, etc), se trabajan las competencias transversales necesarias para la búsqueda de empleo y posterior inserción, se ve que manejo de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) tienen y si necesitan formación en este sentido, capacitación técnica y como es su conocimiento del mercado laboral.

Se trata de formar a la persona para un oficio, por ello algunos de los cursos tienen parte teórica y parte práctica. Además contamos con un departamento de intermediación laboral en el que las prospectoras laborales contactan con empresas y consiguen ofertas de empleo que nos ofrecen junto con el perfil demandado.

Hacemos especial hincapié en el ajuste de las expectativas. Unos lo llevan mejor y otros peor, pero son conscientes de que tienen que cubrir sus necesidades básicas y que ese tiene que ser su objetivo, por lo que les va a tocar trabajar un poco donde haya más posibilidades y se tienen que adaptar. “Ese ajuste de expectativas entiendo que es duro, pero al final a la mayoría de las personas les puede la necesidad de tener ingresos”.

En general, se trata de personas que vienen muy motivadas. Tienen muchas ganas de trabajar, su hándicap es su situación administrativa. Normalmente son usuarias de CR en otros ámbitos, porque necesitan otras ayudas, no solo empleo. Por ejemplo, que utilizan recursos residenciales o están en proyectos para la infancia.

En enero sale otra convocatoria para nuevos talleres de búsqueda de empleo para solicitantes de asilo. El proyecto se financia con el fondo social europeo y el Ministerio de Inmigración

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*