La sanidad pública rechaza becas gratuitas para mejorar el desarrollo neurológico

Así lo denuncia José Manuel Gilabert, fundador del Centro de Rehabilitación Neurológica San Francisco

Cada año se producen entre 150 y 200 nuevos casos de ictus cerebral por cada 100.000 habitantes. En España se produce un Daño Cerebral Adquirido cada cuatro minutos. A lo que hay que añadir que el gobierno de este país solamente habilita 400 plazas para más de 80.000 casos de ictus anuales en Madrid. El sistema público, no ha dispuesto todavía que la rehabilitación neurológica sea algo universal. Al no existir suficientes plazas, los familiares y los pacientes se ven obligados a buscar recursos privados. Para evitar que las personas que no tengan las posibilidades económicas suficientes se quedaran sin ser tratadas José Manuel Gilabert, fundador del Centro de Rehabilitación Neurológica San Francisco, se puso en contacto con varias clínicas públicas para ofrecerles becas en su centro de manera gratuita y de manera desinteresada.

La primera toma de contacto siempre fue positiva al afirmarle en todos los centros que “no se preocupe, es un gesto muy generoso. Por supuesto que vamos aprovechar esa plaza”, pero luego la realidad fue bien distinta. Nunca más se volvieron a poner en contacto con él y cuando José Manuel quiso volver hablar con ellos la única respuesta que recibió fue el silencio.

José Manuel no es un neurólogo, si no un industrial que vio como el ictus atacaba a su madre hace más de dos años. Desde ese momento lo dejó todo para ayudarla. Tras pedir ayuda a diversas instituciones, nadie le ofreció un camino y decidió construir el suyo propio. Fundó el Centro de Rehabilitación Neurológica San Francisco para ayudar a gente como su madre y a todos aquellos que no tuvieran los recursos suficientes para hacer frente a la enfermedad. Para ello quiere ofrecer becas y varias sesiones gratuitas para todo el mundo que haya sufrido un ictus pueda tener acceso a un tratamiento de calidad.

José Manuel no contó con la ayuda de la sanidad pública para difundir esta ayuda pero si con el apoyo de varios artistas como Ana García Obregón y el de su hijo Alessandro Lequio JR. Ambos se han volcado con esta iniciativa al sufrir en su familia un caso reciente de ictus y ser conscientes de que no es un tratamiento barato que todo el mundo se pueda permitir. Por este motivo quieren ser también altavoces para que cualquiera, sea su situación económica, pueda tener acceso a un tratamiento de calidad.

1 Comment

  1. Así es, sales del hospital sin saber la rehabilitación que tiene que hacer tu padre, sólo te dicen que ya te llamarán. Cuando te dan cita es para más de un mes. Creo que es un problema que no se de una información y atención correcta y directa al familiar. No se que razón puede haber en rechazar becas gratuitas de centros especializados. Sr. Gilabert gracias por intentar que está situación mejore.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*