El Libro de la Selva

Por Miguel Pina
Cine y Críticas Marcianas

¿Que pensaría Walt Disney de esta nueva versión animada de su clásica y aclamada película? ¿Aprobaría un cambio tan radical a su propuesta? ¿Se asustaría al verla? ¿Estaría orgulloso de este espectáculo visual generado por ordenador? Ofrezco mas preguntas que respuestas al ver como Disney-Pixar quiere «rizar el rizo» al proponer un remake de la famosa cinta, que a su vez ya era una versión animada del largometraje homónimo de 1942 dirigido por Zoldan Corta.

Rudyarg Kipling escritor británico de origen indio y premio nobel de literatura, es el autor original de esta obra escrita en 1894. Rememorando el 150 aniversario de su nacimiento, la factoría de los sueños, se propuso dar una nueva visión a su clásica propuesta.

La archiconocida historia, cuenta como un niño (Mowgli) es acogido por una manada de lobos al quedarse huérfano, ademas profundiza en las relaciones que se establecen entre el niño y los diferentes animales que conviven con él.

El primer detalle a destacar, es que el protagonista central de la trama, esta interpretado por un actor real, el niño Neel Sethi, por lo tanto, nos encontramos ante una propuesta en el que se intercala la animación con las imágenes reales del citado actor. A mi personalmente no me gusta, hubiera preferido que todos los personajes guardaran un mismo rol, siendo estos todos animados o todos reales, así se daría mayor unidad narrativa y visual. No obstante el joven actor nos regala una gran interpretación.

La película, va por un camino muy diferente de su versión clásica, nos encontramos ante una propuesta tenebrosa, oscura e inquietante que difícilmente gustara a los amantes de la jovial y alegre cinta de 1967.

el lbro de la selva

A pesar de que a mi, esta versión no me ha convencido, en su defensa diré que en el caso de hacer un remake, se agradece que no se limite a ser una copia de la anterior. Aunque en esta ocasión se pierda completamente el espíritu que inspiro a su creador, el legendario Walt Disney.

Paradójicamente, este largometraje es bastante más fiel al relato original de Kipling que su predecesora, profundizando en mayor medida en las características de los personajes y con un fuerte mensaje moral que por momentos es asfixiante y repetitivo.

Al verla, tenemos la sensación, que nos están dando una continua lección de moralidad. Los clichés de los personajes están demasiado acentuados, abusando del maniqueísmo, de tal manera, que no da lugar al equilibrio entre las distintas personalidades que nos muestran a través de los animales.

El significado de los distintos protagonistas que aparecen en la película, a hecho correr ríos de tinta sobre el verdadero mensaje que cada uno conlleva. Nos encontramos con la pantera Bagheera como la protectora y maestra del huérfano. Akela, el líder de la manada de lobos, representando el tótem protector y sabio. Baloo como el oso bonachón y personificando la amistad. Ka la serpiente sibilina y astuta. Shere -Kan el tigre que quiere acabar con Mowgli representa la maldad  y la traición. Louie el rey mono nos muestra el ínteres personalista y la anarquía en la cadena de mando.

La profundización moral en los personajes es demasiado densa en esta ocasión. Sobre todo si tenemos en cuenta el tipo de cinta que es. El mensaje es abrumador y resulta reiterativo. Se aproximaría mas a una tesis doctoral sobre la condición humana, trasladando a los animales nuestros defectos y virtudes, que a una película destinada a un publico infantil. Desde luego difícil de comprender para los menores de diez años.

Técnicamente la propuesta es sobresaliente, las innovaciones desarrolladas mediante la informática hacen que la animación sea impresionante en pantalla.El hiperrealismo de los animales es verdaderamente asombroso. La banda sonora es obra del compositor y director de orquesta Jhon Debney, lo mejor de la película en mi opinión. Asistimos a un verdadero concierto de música sinfónica. Sin embargo, la reinterpretación de las mágicas canciones de la versión clásica, deja bastante que desear, añoraremos con fuerza al viejo Baloo.

De valorar también es, la inmensa cantidad de profesionales, que han trabajado para llevar a cabo esta superproducción, en los títulos de crédito del final de la cinta, se da buena cuenta de ello, mientras escuchamos a Scarlett Jhoansson interpretar el famoso tema de la serpiente Ka, «confía en mi».

Habría que preguntarse, si en las ultimas dos décadas, se ha pasado de hacer un cine de animación para los niños y difícil de soportar para los padres, a un cine animado hecho para los padres y de complicada asimilación para los niños.

Película de luces y sombras, por momentos demasiado introspectiva y de difícil encaje para los aficionados a los clásicos al cine de Disney. Habría que estar dispuestos a olvidarnos de la versión clásica para poder darle una oportunidad a esta producción.

Destinada a una nueva generación de niños y jóvenes acostumbrados a las nuevas tecnologías y a los cuales la versión de 1967 seguramente les parecería del pleistoceno, cabe decir sin embargo que es meritorio el cuidado con el que está tratado el argumento.

Otro asunto sería, si no han desnaturalizado el espíritu original del creador de la compañia, el inigualable genio de la animación Walt Disney, de ahí mis preguntas iniciales.

Nota: 6/10.

Titulo original: The Jungle Book
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Jon Favreau.
Género: Aventuras.
Reparto: Nell Sethi.
Voces versión original: Bill Murray, Ben Kingsley, Scarlett Johansson, Idris Elba, Christopher Walken, Lupita Nyong’o, Giancarlo Exposito.
Estreno: 15 de Abril de 2016. 

El_libro_de_la_selva-baja

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*