¿Está preparado tu hogar para afrontar un descenso brusco de temperaturas?

Imagen: Charly Gutman

Un año más apenas se ha notado en España con la llegada del otoño el cambio de estación climática, ya que todavía estamos disfrutando en estas fechas del año de temperaturas propias de la estación estival. Los meteorólogos recomiendan, sin embargo, empezar a abrigarse en la madrugada y en la caída de la tarde, sobre todo después de que se haya puesto del sol, pues iremos notando progresivamente el frío. Advierten además de que en cualquier momento puede producirse un cambio repentino de temperaturas y bajar éstas de manera muy rápida, prácticamente de un día para otro. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología ha anunciado para este fin de semana un descenso brusco de temperaturas con posibilidad de que caigan nevadas incluso en zonas de los Pirineos.

Conviene por lo tanto irse preparando para el frío y verificar sobre todo si nuestro hogar está bien acondicionado y climatizado para afrontar las bajas temperaturas. En este sentido, y entre otras previsiones a llevar a cabo, es importante revisar la instalación del sistema de calefacción, acudiendo, si fuera necesario, a un servicio técnico para su puesta a punto. Las reparaciones de calderas en Madrid son servicios muy demandados con la llegada del invierno, por lo que es recomendable contactar cuanto antes con técnicos cualificados, que sean expertos en todo tipo de calderas (condensación, eléctricas, pellets, estancas, gas, biomasa) y trabajen con todas las marcas.

En paralelo puede ser muy útil comprobar si es posible acogerse a algún plan renove de calderas en Madrid, que suele impulsar cada año el Gobierno regional con el fin de incrementar la seguridad de las instalaciones, lograr una mayor eficiencia del sistema y disminuir el consumo energético. Con ello se reduce la contaminación atmosférica, principal objetivo de la Administración.

El Plan Renove de Salas de Calderas financia en concreto la instalación de nuevas calderas de condensación, ya que éstas son capaces de obtener un mayor aprovechamiento del combustible en comparación con las calderas tradicionales. Los incentivos económicos de los es posible beneficiarse dependen de la potencia térmica de la nueva instalación. En lo que respecta a las salas de calderas, el importe máximo podría superar los 12.000 euros, correspondiendo este incetivo a salas de calderas con más de 1.000 kW de potencia.

Además a dichas ayudas, proporcionadas por las compañías distribuidoras de gas natural, se podrían añadir aportaciones económicas que efectúan las empresas instaladoras adheridas al Plan, por lo que es importante preguntar al respecto a la empresa con la que se contacte para la reparación o mantenimiento de nuestro sistema de calefacción.

Para preparar la casa ante la llegada del frío también es recomendable sellar ventanas y puertas para evitar filtraciones de aire y realizar aislamientos térmicos en zonas estratégicas de la vivienda para que no haya pérdidas de calor, así como revisar y proteger las tuberías, sobre todo si éstas se encuentran en el exterior del hogar o pasan por zonas sin calefacción, ya que pueden llegar a congelarse y estallar.

Por otra parte, si la vivienda dispone de chimenea, también debe ser objeto de un buen mantenimiento, especialmente por razones de seguridad. De hecho, es preciso limpiarla cuidadosamente cada año porque el hollín acumulado puede provocar un incendio cuando se encienda la chimenea, con el riesgo de que se propague el fuego rápidamente. Por ello no está de más ponerse en manos de un deshollinador.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*