15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía

La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año cayó el 15 de noviembre del 2018. Proclamad el día 29 de julio del 2005.

Podríamos intentar unas pequeñas reflexiones, entre otras, quizás no las más importantes, pero si algunas de ellas:

– Creo que en general, los occidentales, no tiene claro la diferencia entre los dos grandes métodos racionales que la humanidad utiliza, el método científico y los métodos filosóficos.

Simplemente, la ciencia utiliza el método científico, dividido generalmente en tres áreas, los métodos lógicos-matemáticos, los métodos de las ciencias naturales, y las metodologías de las ciencias sociales y humanas.

El universo es inmenso, la humanidad va alcanzando conocimiento con la metodología científica, pero lo que sabemos o conocemos, diríamos con un grado elevado de certeza, por estos métodos, es muy pequeño en relación al todo del universo.

Pero el ser humano le vienen otras preguntas, cientos, si no miles, que todavía la ciencia no ha abordado o no sabe la solución, pero la humanidad necesita saber algo de todo ello (por ejemplo, el problema del alma, la muerte, la inmortalidad, la verdad, qué es la ley, la bondad, y cientos de otras en unas veinte ramas de la filosofía).
Pero intenta utilizar sus luces de su razón, la observación, los argumentos racionales, no científicos, utiliza la ciencia como una aportación más de datos. A todo ello denominamos filosofía.

También existe el saber, ya no totalmente demostrable con la razón o racionalidad, ni científica, ni filosófica, que serían las artes-estética, las teologías-religiones, las culturas en general… Pero estos saberes son una combinación de metodologías, combinaciones de razonamientos, de percepciones, sentimientos, libros revelados sagrados, etc.

– Por tanto, todo ser humano, lleva en su cabeza-cuerpo-psique-mente-cerebro-alma, una serie de conceptos-ideas-enunciados-proposiciones, que unas entran en el campo de las ciencias, otras de la filosofía, otras de las artes, otras de las religiones, otras de las culturas en general.

Todo ser humano debe saber, si un concepto o idea, si es predominante una fórmula matemática, una ecuación físico matemático, un enunciado de ciencia psicológica o sociológica o antropológica, o quizás de filosofía, en algunas de sus ramas, o quizás del arte o de la estética, o de alguna teología o religión, o de una cultura o costumbre de su sociedad, etc.

Esto que parece sin importancia es esencial para entender-comprender el mundo y la realidad del mundo, para entenderse o comprenderse. O dicho de otro modo, cuando alguien está diciendo una afirmación o tú mismo estimas que una proposición o concepto es verdadero, tienes que saber en qué deporte estás jugando y en qué categoría.

O dicho de otro modo, si estás jugando en el campo de las matemáticas, o de la filosofía, o de las artes, o de las ciencias naturales, o de…

Porque según el deporte y la categoría tienes que saber en qué campo juegas. Es decir, si una proposición es demostrable, se dice técnicamente, verificable o falsable o que tipos de argumentos se utilizan, sean de un tipo o sean de otro.

– Si nos fijamos bien, tenemos en nuestras cabezas, poéticamente en nuestros corazones o en nuestras almas, una enorme cantidad de conceptos o ideas o proposiciones o creencias o fines o intereses o pasiones o deseos… Entre otros multitud de cuestiones que la ciencia no responde de momento, ninguna de ellas, o solo atisban algunas soluciones, y que el resto de saberes aportan respuestas, pero los seres humanos, necesitan una argumentación con la razón, a esto denominamos filosofía.

Por lo cual, la filosofía es imprescindible para entender y comprender el mundo exterior e interior. Porque aunque la filosofía no sea un saber absoluto, existen muchas opiniones, al menos, plantea muchas preguntas, plantea muchas posibles respuestas. Y eso, esto es mucho más que no ofrecer nada…

Imagine usted la cuestión equis, y todavía la ciencia no ha ofrecido una respuesta definitiva, pero el ser humano desea tener una solución, va a la razón filosófica, es decir, utilizar la racionalidad humana, solo la racionalidad humana, y a lo largo del tiempo se han dado diez respuestas, con diversos argumentos.

Pues usted en ese momento, ya tiene algo, ante ese tema o cuestión o pregunta, tiene diez respuestas semiracionales de la filosofía. Esto que puede parecer poco, es mucho más, que quizás creer o pensar que tal tema, se responde de tal modo o de tal otro, es decir, “solo por el sentimiento o solo por los propios intereses, o solo por la emoción o solo por la endoculturación…”.

Sin negar en principio el valor que pueda tener el saber religioso-teológico, el estético-artístico, las culturas-costumbres en general… Ciertamente se tiene que ir completando y complementando con el saber ortodoxo, científico y filosófico, en la medida de lo posible.

Estimo, que los humanes cometen muchos errores, personales y de todo tipo, también sociales y políticos y económicos y afectivos, porque no sabemos suficiente de ciencia, pero también porque no sabemos suficiente de filosofía.

Dejar a un pueblo sin saber suficiente ciencia, sin saber suficiente filosofía, es lanzar a la vida, a la dialéctica de la vida, a millones de individuos y de generaciones consecutivas, a ir desnudos por la vida, o a ir a la batalla sin una lanza, sin un escudo.
Me temo que estamos enviando a generaciones enteras al fragor de la lucha de la vida, sin saber suficiente filosofía, sin saber suficiente ciencia, sin saber suficiente estética-arte, sin saber suficiente teología-religión.

En definitiva estamos enviando a la gente al fracaso y, encima en muchos planes educativos oficiales reducen la filosofía. La gran pregunta es que los gestores de la rex pública, no son conscientes de lo que hacen, o…


Autor: Jesús Millán Muñoz – http://filosliterarte.blogspot.com.es  © jmm caminero (11-13 2018 cr).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*