Ecologistas en Acción Majadahonda propone medidas que eviten el efecto llamada de los jabalíes

En respuesta a la presencia de jabalíes en zonas urbanas, Ecologistas en Acción alerta sobre el posible incremento de este fenómeno debido al cambio climático y al efecto llamada que tienen las zonas ajardinadas. Para atenuarlo, además de medidas como extremar la limpieza viaria y evitar alimentarles, la organización ecologista propone el uso de técnicas de xerojardinería en las zonas verdes de los municipios afectados.

Ante la reciente alarma social generada por la presencia de jabalíes en el entorno urbano de Majadahonda y otros municipios cercanos, Ecologistas en Acción Majadahonda alerta sobre el posible incremento de estos episodios debido a la crisis climática, y propone la utilización de técnicas de xerojardinería como una posible solución para evitar el efecto llamada de los animales hacia las zonas ajardinadas.

La aparición de jabalíes en zonas urbanas es debida a múltiples factores, como la expansión urbana en zonas próximas a su hábitat natural y la ausencia de depredadores. A esto se une el efecto llamada que tienen las zonas ajardinadas y regadas a diario. En estas zonas los animales encuentran en época de sequía humedad y alimento de forma más fácil que en el monte. Debido al cambio climático habrá menores precipitaciones, mayor número de años secos, y una extensión del periodo estival, por lo que este tipo de episodios podría ser más frecuente.

La xerojardinería, basada en la utilización de especies autóctonas y con menores requerimientos de riego, podrían evitar en parte el efecto llamada de jabalíes. Especies como el olivo, el almendro, la encina o el enebro; plantas aromáticas como la lavanda, romero, o algunas crasas, están adaptadas a nuestro clima, tienen un alto valor ornamental y son las que deberían utilizarse en lugar de grandes praderas de césped. Estas técnicas ahorrarían además agua, siendo así una medida de adaptación al cambio climático.

Otras medidas necesarias son extremar la limpieza de residuos en las proximidades al monte, reforzando los servicios municipales de recogida y prestando especial atención a la limpieza de zonas privadas, como jardines y urbanizaciones, y los entornos de cafeterías y restaurantes. El vallado puede ser efectivo en ciertos casos, pero vallar todas las vías de acceso desde el monte a áreas urbanas resulta caro, complejo y puede llevar la problemática a otras zonas. Existen también repelentes olfativos, o la captura de los animales y su reintroducción en zonas alejadas de los núcleos urbanos.

Por otra parte, la caza no es una solución y mucho menos teniendo en cuenta la proximidad a zonas urbanas. La asociación ecologista recuerda que los jabalíes son animales salvajes; por tanto, debe evitarse alimentarlos y acercarse a ellos. En principio son animales que no atacan si no están heridos o se sienten amenazados. De ahí la recomendación de llevar a los perros atados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*