No hay mal que por bien no venga

Parte final

Carlos Machado

Como hemos venido diciendo en los dos últimos artículos, la COVID19, no solo nos ha traído desgracias, también, nos ha dejado algo bueno. El descenso del CO2 en nuestra atmósfera, al haberse disminuido el uso de las energías fósiles, ha sido el lado positivo de la pandemia.

Hacíamos referencia al final del anterior artículo, a una empresa española que ya en 2008 tenía «in mente», una aspiración tecnológica con el que desarrollar, un sistema sostenible e innovador: LA CONVERSIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS EN COMBUSTIBLE.

Fue en el año 2012, gracias a un proyecto, IMPACTO 2012, propiciado con un crédito de 1.276.486,50 €, por el Gobierno de España (entonces del PP) a través de su Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), cuando por fin, la empresa EL ECOFA S.A. (ELECOFASA), pudo llevarlo a cabo.

Resolución del MINECO aprobando el Expediente del Proyecto IPT-2012-1176120000: http://www.elecofasa.com/ResoluciónELECOFASA.pdf

Con la tecnología conseguida por ELECOFASA, el mítico Residuo Cero, lo tenían en la mano. Pero inexplicablemente, tras cuatro años de investigación y mucho sacrificio, terminado el proyecto con unos resultados más que sorprendentes, los políticos lo guardaron en un cajón. ¿Por qué? Dios sabrá las razones, y los políticos también. Pero a uno, esto le da mucho que pensar. “Poderoso caballero es don dinero” y, como bien dice el cantar: “Madre, yo al oro me humillo, él es mi amante y mi amado. Pues de puro enamorado, anda continuo amarillo”. En este caso, el amante no es amarillo, es negro, negro como el petróleo que sale de las entrañas de la tierra.

Prototipo de laboratorio

La Tecnología PIROELECOFASA: «Residuos Cero», «Vertederos Cero» y “Economía Circular”, está basada en la PIRÓLISIS. Según nos explica Antonio J. Nevado, Presidente y miembro fundador de ELECOFASA: “la Pirolisis, es un caso especial de la gasificación, dentro de un reactor. La gasificación, es un proceso termoquímico con agente gasificante, el cual, aporta calor y oxígeno a la reacción. Se aplica generalmente a la biomasa, parte muy importante de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU), es decir de las basuras domésticas y que viene a ser, del orden del 70% de su totalidad. En el interior del reactor se producen reacciones de combustión y el gas resultante es el llamado, gas pobre o syngas (gas de síntesis). La pirolización se produce exclusivamente en ausencia del agente gasificante en el equipo reactor. Dicha circunstancia, hace que el procedimiento pirolítico sea diferente al de la gasificación y a sus resultados finales, y diametralmente opuesto a la incineración, ya que, al no producirse combustión alguna dentro del reactor, por la ausencia del comburente (aire), no se generan gases de combustión, ni por supuesto humo, sino, gases pirolíticos sin emisión al exterior, ya que se procesan en línea con los equipos de destilación”.

Me recuerda a la película, Regreso al Futuro, film estadounidense de ciencia ficción de 1985, dirigida y escrita por Robert Zemeckis, donde el vehículo que utilizan
para trasladarse en el tiempo, en un momento dado, para en unos cubos de RSU, y “reposta” con la propia basura.

También Antonio Tobajas, Director del Proyecto Tecnológico PIROELECOFASA, nos comentaba: “En la materia que se piroliza, su descomposición termoquímica produce tres productos finalistas: gases combustibles, líquido combustible o bio-oil, dependiendo de que las materias sean termoplásticas u orgánicas, considerando como tales, tanto las de origen vegetal, animal o la procedente de ciertos procesos industriales (hay que tener en cuenta que los plásticos también son materiales orgánicos, ya que están basados en la química del carbono) y por último, un residuo carbonoso. En el caso de mezcla de ambas materias, tal y como se da en los RSU, de los que previamente se hayan separado los metales y los inertes, los gases no condensables combustibles (hidrocarbonados), se obtienen a demanda, utilizando los agentes catalizadores ELECAT propios de ELECOFASA, junto al control de residencia en el reactor e incluso filtros en los equipos de destilación. Uno de los fines quizá más codiciado sería obtener hidrógeno diatómico H2, ya que el resultado de su combustión para producir energía es agua (H2O), y, por lo tanto, libre de emisiones. No obstante, los gases residentes, en cualquier caso, son combustibles con un importante poder calorífico y las emisiones están controladas al ser equipos fijos. En cuanto a la mezcla de hidrocarburos líquidos (bio-oil, mix-oil) se denominan, como, mixoil pirolítico y nombrado como Piromixoil ELECOFASA”.

Pero resumiendo todo este tecnicismo, se podría decir simplemente que, la Tecnología PIROELECOFASA de la empresa ELECOFASA, en estos momentos consigue que, los RSU en pleno, sean REUTILIZABLES; generando distintas formas de combustibles, para con ello ir olvidándonos del poderoso caballero, dándole un respiro a nuestra querida Tierra y, por descontado, que cada ayuntamiento tuviese su propio pozo de petróleo, con las basuras que generase su municipio.

“Con la Iglesia hemos topado querido Sancho”, porque según el Sr. Nevado, el problema con la legislación actual, transpuesta de la europea, es que: “Todo producto que se obtenga a través de un tratamiento, cuando este proceda de un residuo, sigue siendo un residuo, aunque se haya obtenido oro de 24 kilates; por ello, su disposición final, es el vertedero”. Pero también Nevado, nos apunta que: “Se puede solicitar al Ministerio de Medioambiente, la condición de Fin de Residuo y, entonces, sí sería posible comercializar ese oro obtenido de 24 kilates”. A lo que el Ministerio informa de que: “Para tramitar y obtener la condición de Fin de Residuo, este debe de cumplir 4 condiciones, siendo una de ellas que, la sustancia u objeto se produzca como parte integrante de un proceso de producción. Evidentemente, la basura no se produce o genera de tal forma y por ello no se reconocerá ese oro de 24 kilates como tal y, habrá que enterrarlo en el vertedero”.

Resumiendo, ELECOFASA como muchas otras empresas, han tenido que irse con su “invento” a otros países, donde sus políticos entienden que, por encima de todo está el bien de la Humanidad, tengan menos dependencia del “Oro Negro” y, por supuesto, se dejen de tonterías, si los resultados son confirmados como positivos. Porque el oro, sea negro o amarillo, siempre será oro, aquí o en Tegucigalpa.


Carlos Machado
Periodista

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*