Existe una relación significativa entre el trauma infantil y el desarrollo de un trastorno de la conducta alimentaria

Influenciado por los niveles circulantes de procesos inflamatorios

La Dra. Marina Díaz Marsá, jefe de la Unidad de TCA del Hospital Clínico San Carlos, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de Madrid y profesora en la Universidad Complutense, y el Dr. José Luis Carrasco, Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense y jefe de la Unidad de Trastornos de la Personalidad del Hospital Clínico San Carlos, han formado parte de un estudio científico internacional que concluye definitivamente que los niños que han sufrido trauma infantil, abusos y maltrato tienen altas probabilidades de acabar desarrollando un trastorno de la conducta alimentaria o TCA, pero que, además, tienen una mayor actividad en las vías inflamatorias. Es fundamental identificar este problema para aplicar un tratamiento específico.

“Estos niños no solamente están mucho más predispuestos a sufrir un TCA, sino que además esos traumas afectan al pronóstico del tratamiento.”, afirma la doctora Marina Díaz Marsá.

El estudio también determinó que los pacientes que tenían antecedentes de trauma infantil obtenían puntajes más altos en los ítems delirantes y narcisistas, así como altas probabilidades de desarrollar un trastorno de la personalidad. El Dr. José Luis Carrasco, Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense, añadía que “El haber vivido un trauma , condiciona también una personalidad alterada con tendencia a ser más suspicaz y con más necesidad de aprobación en el entorno”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*