Discurso de la presidenta de la Comunidad de Madrid con motivo del balance del año 2020

Isabel Díaz Ayuso en su comparencia ante los medios para hacer balance del año 2020 / Foto: COMUNIDAD DE MADRID - DIEGO SINOVA

Buenos días a todos y bienvenidos a esta rueda de prensa de balance
por parte de este Ejecutivo.

Las palabras que definen el año que termina no pueden ser otras más
que “dolor”, “extenuación”, “solidaridad”, “responsabilidad” y “gratitud”. La
pandemia de la COVID-19 ha ensombrecido cualquier actuación política o de
gestión.

“Dolor” por todos los que no están, por miles de familias rotas que,
además, no han podido despedirse de sus seres queridos.

“Extenuación” como descripción del esfuerzo de millones de personas
en el combate contra la pandemia, comenzando por los sanitarios y recorriendo
tantos profesionales que lucharon para que tuviéramos una vida casi normal.

“Solidaridad” de tantos que se lanzaron a ayudar a quienes no conocían
pero que les necesitaban.

“Responsabilidad” porque es la clave, en la lucha contra la pandemia,
para evitar más contagios. Esa responsabilidad individual que dice todo de la
madurez de nuestra sociedad.

Y “gratitud” porque, tanto como gobernante y como ciudadanos, es la
palabra con la que puedo expresar nuestra deuda con una sociedad que ha
sabido comportarse digna y altruistamente en la situación más difícil que nos ha
tocado vivir.

En el resumen del año, sí sabemos algo importante: la pandemia no ha
paralizado a la Comunidad de Madrid, que es lo más importante, la vida ha
seguido adelante y nuestro trabajo también. Estoy muy orgullosa del trabajo de
cada uno de nuestros consejeros y funcionarios que trabajan por y para la
Comunidad de Madrid. Hemos cumplido, o están en marcha, el 80% de los
acuerdos que alcanzamos para el gobierno de coalición. Ha sido una
colaboración interna permanente, a pesar de la pandemia.

Como podrán comprobar en el documento que les adjuntamos, hemos
creado comisiones y grupos de trabajo interdepartamentales ligados a las
distintas consejerías que han tomado más de 100 medidas muy importantes en
todos los ámbitos.

La comisión más significativa, sin duda, ha sido la del COVID-19, en la
que participaron prácticamente todas las Consejerías y ha mantenido más de 60
reuniones.

Además, se ha formado un grupo de trabajo para mejorar la convivencia
y la atención a los menores no acompañados; una comisión para la reducción
de las trabas administrativas y simplificación normativa, y un grupo de trabajo
para la distribución de los Fondos de la Unión Europea.

Porque seguiremos siendo el motor para España.

Durante estos tiempos tan difíciles, no hemos alimentado ni el victimismo
ni el regionalismo: hemos decidido luchar contra el virus y no esperar a que nos
arrollara. Hemos peleado por la vida en todo momento, pero siempre al servicio
de todo el país y sin entrar en tensiones territoriales.

Dijimos desde el principio que teníamos que trabajar con el binomio Salud
y Economía en el mejor equilibrio posible, y el tiempo ha demostrado que
teníamos razón.

En los peores meses de la pandemia, la sociedad madrileña actuó con
decisión en todo momento y con gran generosidad: empresas y particulares
donaron más de 22 millones de euros que nos sirvieron, en parte, para poder
comprar las más de 1.500 toneladas de material sanitario y proteger así a
nuestros profesionales en los hospitales y centros de salud. De esta manera,
trajimos 24 aviones fletados desde China, y así pudimos entregar 2 mascarillas
a todos los madrileños y 4 a los mayores de 65 años para concienciarles de la
necesidad del uso de estas mascarillas, pero también para ayudarles a
adquirirlas, porque al principio, insisto, no había material.

Dijimos desde el principio que esa solidaridad fue la clave de todo, porque
en la primera parte de la pandemia, todo fue solidaridad. Gracias esa solidaridad,
se pudo hacer de IFEMA un gran hospital en solo 36 horas; se habilitaron 22
hoteles medicalizados para sanitarios y otros 13 para pacientes; o se repartió
comida tanto para alumnos con bajos recursos como para familias necesitadas.

La responsabilidad y el cariño de los profesores y directivos de los
colegios, institutos y universidades logró una vuelta a clase ejemplar, aunque fue
la Comunidad de Madrid la primera que decidió el cierre de los centros
educativos cuando comprobamos que los contagios de virus debían frenarse con
medidas drásticas. También fuimos los primeros en dar un paso adelante y
marcar el camino y salir adelante en la vuelta a clase en la segunda parte de la
pandemia. Esta vuelta a clase se ha conseguido, entre otras cosas, gracias a la
bajada del número de alumnos por clase, que ha permitido que todo vuelva a
una cierta normalidad y, junto a la incorporación de más de 20.000 profesores,
esto ha sido posible.

El colectivo más afectado ha sido, como todos sabemos, el de los
mayores, tanto en residencias como en domicilios particulares. Me satisface a
día de hoy comprobar que nuestra sociedad es consciente de este dolor y no ha
pestañeado al decidir que el primer colectivo en recibir la vacuna haya sido,
precisamente, el de los mayores, por ser los más vulnerables, después los
sanitarios y el resto de colectivos vulnerables. Pero los primeros, ellos, los
mayores.

Hemos demostrado que somos el gobierno de las clases medias, de los
ciudadanos, de los autónomos, de las empresas. Pendientes de los que tienen
mayores dificultades. Y vamos a seguir trabajando en esa línea. La Comunidad
de Madrid va a ser clave para el futuro de España.

Conforme a nuestra promesa política de mantener los criterios que han
hecho de la Comunidad de Madrid el motor económico de este país, y a nuestro
compromiso con la libertad, es cierto, que hemos mantenido algunos
desencuentros con el gobierno central, que no comparte nuestras políticas
liberales.

Pero no hemos dudado en garantizar la libertad educativa para que sean
los padres quienes elijan qué Educación quieren para sus hijos: si pública,
concertada, especial, privada o, por ejemplo, el bachillerato de excelencia.

Hemos protegido nuestra autonomía fiscal en una Comunidad con unos
precios, un coste de la vida elevadísimos, donde a nadie se le regala nada,
apostando por la rebaja de impuestos y negándonos a la obligación de los
impuestos sobre el Patrimonio o Sucesiones, amenaza de los socialistas, de

Podemos y los independentistas, atacando la fiscalidad de todas las familias
madrileñas.

Lamentablemente (porque yo creo que España debe trabajar como un
solo país fuerte contra la crisis económica, sin discriminaciones ni
arbitrariedades), denuncio el sectarismo contra la Comunidad de Madrid.
Lo digo porque el reparto anunciado de los fondos de la Unión Europea
llamados REACT UE COVID está pensado contra los madrileños, porque nunca
se ha visto tanta arbitrariedad contra Madrid.

Espero que los portavoces socialistas de la Asamblea de Madrid nos
apoyen en este momento. Y, si no lo hacen, tendrán que explicarlo: el gobierno
está atacando a los trabajadores de Getafe, de Fuenlabrada, de Móstoles, de
Alcalá de Henares y, en definitiva, de toda la Comunidad de Madrid.

Los socialistas madrileños deben explicar la discriminación que Pedro
Sánchez somete a las familias de la Comunidad de Madrid, a sus ahorros, a sus
pertenencias.

Lo que les cuento es la realidad: Cataluña va a recibir el 17% de estos
fondos frente al 13% de Madrid, aunque ambas tienen casi el mismo peso sobre
el Producto Interior Bruto nacional.

Tanto la Comunidad de Madrid como Cataluña tienen escenarios sociales
y económicos muy parecidos, y, sin embargo, el reparto perjudica claramente a
nuestra Comunidad.

El apoyo del independentismo catalán al Gobierno va a costarle a los
madrileños 422 millones de euros que van a recibir menos y esto nos hace falta a
todos para hacer frente a los efectos de la crisis sanitaria.

También llama la atención que la Comunidad Valenciana, gobernada por
la izquierda y ultraizquierda, reciba casi el mismo volumen de fondos que Madrid,
pese a que su peso sobre el Producto Interior Bruto, que es del 9%, y la
población, el 10,6%, es muy inferior.

Vamos a denunciar este maltrato a Madrid en todas partes. En Bruselas y
en nuestro país. No nos vamos a quedar cruzados de brazos ante una
discriminación inaceptable por injusta y, desde luego, en el momento menos
adecuado.

Y eso que este gobierno ha demostrado que, a pesar de las
discrepancias, somos un gobierno que dialoga. Quiero recordar la reunión
bilateral mantenida con el presidente del gobierno de la nación, las 17
videoconferencias con los presidentes autonómicos y las reuniones constantes
y llamadas telefónicas con los portavoces de la Asamblea de Madrid para
informar de primera mano, sobre todo los primeros meses de la pandemia.

Además, el equipo de gobierno ya se ha reunido al menos 2 veces con
todos los alcaldes de la Comunidad; hemos mantenido 2 cumbres con los
presidentes de Castilla y León y Castilla-La Mancha, reuniones bilaterales con
los presidentes de Galicia y Aragón, y distintos acuerdos con sindicatos y
patronal.

Por otro lado, me siento especialmente orgullosa de que hayamos
aprobado, por fin, Madrid Nuevo Norte, el mayor proyecto urbanístico del Sur de
Europa para los próximos años, con la previsión de 20.000 millones de inversión,
la creación de 250.000 empleos y 10.500 viviendas.

En materia de inversión, hemos aprobado el Programa de Inversión
Regional, de 1.000 millones de euros presupuestados para los próximos 5 años.

Por tanto, todos los municipios de la Comunidad podrán renovar de esta manera
muchas de sus infraestructuras, digitalizarse y modernizarse como exige la
Comunidad del Siglo XXI.

Hemos sido la Comunidad que más ha ayudado a los autónomos durante
esta pandemia, con 75 millones de euros para facilitar su acceso al crédito y 20
millones para garantizar su liquidez con créditos al 0%, entre otras muchísimas
ayudas para todos ellos.

Y, aunque insisto que tienen un listado exhaustivo en la documentación,
permítanme subrayar algunos aspectos de nuestra gestión:

1. Hemos aprobado en el Consejo de Gobierno más de 2.400 propuestas
de las consejerías.
2. Todos los edificios públicos de la Comunidad de Madrid consumen
energía 100% renovable por primera vez.
3. Hemos movilizado más de 50.000 efectivos para la coordinación del
dispositivo de seguridad y emergencias por la pandemia y ASEM112 ha
gestionado la organización y coordinación para la realización de más de 500.000
test de antígenos.
4. Hemos aprobado una moratoria de todos los impuestos propios y
cedidos en plena crisis Covid19, hasta el 1 de julio.
5. Hemos llevado la fibra óptica a todos los municipios de menos de
2.500 habitantes de la región.
6. Hemos hecho el descuento prometido del 25% sobre la tarifa de 2019
en el abono transporte de los mayores de 65 años. Nos hemos comprometido a
una nueva rebaja del 25% en 2021, para dejarlo en 6,5€. E el objetivo es la
gratuidad total en 2023.
7. Hemos conseguido apartar el móvil de las aulas, tan perjudicial para
nuestros alumnos.
8. Hemos duplicado el importe de las becas universitarias, hasta
alcanzar una cifra récord de 50 millones de euros, mantener las becas de
excelencia.

Quiero terminar este listado de los mayores logros, subrayando la
importancia de la construcción del Hospital Enfermera Isabel Zendal: 1.000
camas y 50 Ucis construido en solo 100 días y que será nuestra mejor arma para
vencer a cualquier tipo de pandemia, de desafío y situación que pueda asfixiar
al resto de hospitales de la Comunidad de Madrid. Es un hospital de hospitales
donde el protagonista es el paciente.

Por último, me gustaría expresar mi confianza en el año que entra: el 2021
será el comienzo de la recuperación de la normalidad social y estamos
convencidos de que también de la recuperación económica de la Comunidad de
Madrid, aunque vienen todavía meses muy duros y esto lo tenemos que afrontar
con realismo.

Por eso, animo a todos a afrontar el nuevo año con optimismo y
manteniendo la misma humanidad con los más vulnerables, la solidaridad y la
responsabilidad individual que, además de las vacunas, son la mejor fórmula
para ir recuperando la libertad que el virus nos ha arrebatado.

Los madrileños estarán orgullosos de su Comunidad, y todo aquel que
venga a vivir aquí encontrará un lugar seguro para vivir y para afrontar sus
propios retos.

Ha sido un año extremadamente difícil para todos, pero si confiamos en
nosotros mismos, si estamos dispuestos a afrontar cada día los retos que
tenemos por delante, no me cabe ninguna duda de que la Comunidad de Madrid
seguirá siendo una de las regiones más competitivas de la Unión Europea.

Muchas gracias.


Isabel Díaz Ayuso
presidenta de la Comunidad de Madrid

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*