La Comunidad de Madrid reduce la protección en el entorno de la Presa del Gasco y del Canal de Guadarrama

Canal del Guadarrama rehabilitado en la Dehesa de Navalcarbón, Las Rozas / De Ceperez5 - Trabajo propio

El 11 de diciembre de 2020 salió publicada, en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, la Resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural por la que se incoa expediente de declaración de Bien de Interés Cultural de la Presa del Gasco y el Canal de Guadarrama, situados en los municipios de Las Rozas, Torrelodones y Galapagar. Esta nueva resolución sustituye y recorta la protección que se había planteado en la publicada el 24 de abril de 2019, que había sido retirada por la Comunidad de Madrid tras la contestación desde los intereses inmobiliarios

El principal cambio que introduce la nueva resolución es que la franja de protección del trazado del Canal se reduce a 60 metros (40 por el lado del camino y solo 20 por el lado del monte, en ambos casos incluido el respectivo ancho del canal) frente a los 100 metros de protección que establecía la Resolución de abril de 2019.

«Estos cambios no solo demuestran la falta de sensibilidad con el patrimonio histórico-cultural del gobierno de la Comunidad de Madrid, sino también un nuevo regalo a los promotores de la parcela de la Kodak (de gran valor patrimonial industrial contemporáneo) donde el Ayuntamiento de Las Rozas acaba de aprobar un plan para construir 720 viviendas, lo cual, además de afectar a la traza del Canal, pueden suponer la tala de centenares o más de mil árboles (encinas, pinos piñoneros, cedros…) cuando existen en ese municipio centenares de parcelas urbanas sin construir y cuando en la Comunidad de Madrid es un absurdo seguir ocupando espacios naturales para un crecimiento sin salida y sin futuro», subrayan desde Ecologistas en Acción Sierras Comunidad de Madrid.

La presa del Gasco, situada entre los tres municipios citados, y la traza del Canal de Guadarrama, que discurre unos 25 kilómetros, fundamentalmente por el término de Las Rozas, es un importantísimo patrimonio histórico-cultural de carácter industrial de finales del siglo XVIII, único en la Comunidad de Madrid, además de que está situado en una zona de gran valor ambiental y paisajístico.

La declaración de un bien o espacio como Bien de Interés Cultural es el máximo nivel de protección que permite la legislación del Estado español y, como tal, había venido siendo demandada por colectivos de defensa del patrimonio, sociales y medioambientales, así como por los Ayuntamientos en los que se ubican la presa del Gasco y el Canal de Guadarrama.

Reseña histórica

Estas construcciones, fueron las primeras para hacer un canal navegable desde la presa hasta el Puente de Toledo, en Madrid, y para aportar caudal al Canal de Manzanares, que se estaba construyendo desde años antes y que llegó hasta las proximidades de Vaciamadrid.

Se trató de un proyecto nacido de los intereses especuladores de los oligarcas del Banco Nacional de San Carlos, con el fin de retener los privilegios reales de la explotación en régimen de monopolio de la plata de América y el suministro a los ejércitos. Fue, fundamentalmente, un proyecto de propaganda de ese privilegiado Banco privado, que, al uso de los tiempos, se publicitó como un gran proyecto “modernizador”. En ese sentido se hizo ver que era el primer paso para continuar la construcción de un canal hasta Aranjuez y desde allí, por La Mancha, Despeñaperros y Córdoba, llegar hasta Sevilla y al Océano. Así como, desde la cola de la presa del Gasco y con otra rama del Canal, llegar hasta el pueblo de Guadarrama.

Entonces, como también muchas veces ahora, lo de menos era que el proyecto se concluyera o que fuera útil. Emprender grandes obras era una fórmula de mantener el ideario depredador de la modernización y, de paso, enriquecerse con ellas y malversar fondos públicos.

Así, en 12 años y con numerosas demoras y enfrentamientos, solo se llegó a construir un tercio de la longitud prevista del Canal de Guadarrama (hasta Las Rozas) y los dos tercios de altura de la presa del Gasco, cuando en 1799, y tras el derrumbe de la parte exterior del murallón aguas abajo de la presa, se abandonó definitivamente el proyecto del Canal de Guadarrama, así como también el del Canal de Manzanares (cuyos abandonados restos merecen también ser protegidos como BIC).

Se trata de unos restos de arqueología industrial, de un gran valor para comprender una etapa de la historia del capitalismo en nuestro país, contemporánea con lo que se estaba haciendo en muchos países de Europa, con el propósito de abaratar el comercio de mercancías, crear un mercado global y extender ese modelo, en detrimento de los mercados locales, de los sistemas de usufructo de la tierra y del modelo de producción precapitalista.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*