La salud ambiental en la oficina, fundamental para el bienestar de los empleados y evitar el absentismo laboral

Mantener una temperatura y humedad adecuadas en los ambientes de los entornos laborales es muy importante para generar ahorros de energía, dotar a las instalaciones de seguridad y salubridad, y garantizar la salud y el bienestar de los trabajadores. De hecho, está científicamente demostrado que la calidad del aire interior de una oficina mejora cuando los niveles de humedad ambiental son óptimos.

Existen diferentes herramientas para verificar que las condiciones ambientales son idóneas. Así, por ejemplo, RS Components cuenta con una amplia variedad de medidores de humedad que, junto con termómetros que a su vez se utilizan para determinar las temperaturas, ayudan a controlar y garantizar que el ambiente de una oficina sea saludable, confortable y eficiente.

A ello ayudan, no solo unas condiciones ambientales adecuadas sino también estructurales, ya que, a los altos niveles de humedad existentes en las zonas geográficas donde viven más de la mitad de los españoles, que se sitúan en porcentajes del 65%, completamente contraproducentes ya de por sí para la salud, se suma el que las características de los materiales de la construcción que se utilizan hoy en día favorecen el incremento de la humedad en las instalaciones. Esta humedad es uno de los principales riesgos para la salud que, si no se controla, hará que los empleados se ausenten del trabajo como consecuencia de patologías asociadas a las vías respiratorias y óseas, que las humedades propicias, entre otras enfermedades o dolencias.

Y es que el exceso de humedad ambiental hace que proliferen los ácaros, hongos y bacterias. En definitiva, microorganismos muy perjudiciales para la salud, ya que trabajar con una exposición permanente a una humedad excesiva, conlleva un aumento del riesgo de desarrollar alergias y asma, como también infecciones virales y bacterianas. Igualmente, agrava el reúma, la artrosis y artritis, y puede producir asimismo patologías dermatológicas, entre ellas erupciones cutáneas y dermatitis.

Para que los espacios de trabajo reúnan buenas condiciones de salubridad y evitar el absentismo laboral, es aconsejable invertir en recursos tecnológicos para, además de aplicar protocolos de higiene y limpieza profundamedir la humedad y controlar la calidad del ambiente interior, de modo que, si los valores de humedad no son saludables, resultará prioritario adoptar medidas, algunas tan sencillas como ventilar las estancias adecuadamente o implementar sistemas de aislamiento de calidad, para erradicar esa humedad, detectable también por la aparición de malos olores, sensación de frío y manchas en paredes y techos.

Según los expertos, los valores de humedad saludables varían entre el 40% y el 60%. Por encima de ese último porcentaje, es perentorio actuar de inmediato para devolver la salud ambiental a todas las zonas del lugar de trabajo y cuidar a la par la propia salud de quienes desempeñan en ellas su labor profesional.

Los consejos de dichos expertos para solucionar el problema del exceso de humedad y evitar contraer patologías, es alejarse de los puntos y zonas donde se detecte, especialmente aquellos empleados que sufran de antemano alergias o problemas respiratorios, pero sobre todo de lo que se trata, según aquéllos, es de acometer soluciones integrales realizando reparaciones y reacondicionando en profundidad los espacios de la oficina para zanjar de forma definitiva la situación.

En la actualidad es posible erradicar del todo la humedad mediante tecnología puntera e innovadora en la realización de tratamientos anti-humedades. Qué mejor inversión que apostar por estos tratamientos para prevenir la salud y el bienestar de los trabajadores y asegurar así un excelente rendimiento laboral y, por ende, el éxito de la empresa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*