El acalde veta la entrada en el Salón de Plenos de los vecinos afectados por el derribo de Huerta Vieja

El portavoz socialista, Manuel Fort, ha calificado de "ataque a la Democracia, la actitud dictatorial de un alcalde que no sólo no escucha a los vecinos, sino que les impide reunirse con los concejales del PSOE" ha denunciado el portavoz

Centro Deportivo Huerta Vieja / Foto: Google

Los concejales del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Majadahonda solicitaron el Salón de Plenos para reunirse con algunos usuarios afectados por el cierre del Polideportivo de Huerta Vieja debido a graves problemas estructurales derivados de un mal mantenimiento achacable al Ayuntamiento. Este espacio es el único que existe en la Casa Consistorial que permite reuniones abiertas de más de quince personas en estas circunstancias de pandemia.

El alcalde negó la utilización del Salón de Plenos alegando cuestiones de aforo debido a la pandemia, añadiendo después, en la Junta de Portavoces, que el Salón de Plenos era un espacio institucional “que no puede usarse para cualquier cosa y menos para reuniones de partido”, obviando los argumentos del portavoz socialista en el sentido de que “no se trataba de  una reunión del partido, que para eso tienen su sede, sino de una reunión solicitada por algunos vecinos a sus concejales”.

El portavoz socialista ha comentado que “para nuestro alcalde, las reuniones de los concejales de la oposición con vecinos afectados por un problema no es un acto institucional. Sí lo son los numerosos actos de propaganda que a diario llevan a cabo los concejales de gobierno o el propio alcalde, en el que se usan los medios públicos para su boato y propaganda”. Es la primera vez que en este ayuntamiento se niega a un grupo de la oposición el uso de un espacio para reunirse con vecinos, afectados por un problema grave”.

La decisión del alcalde de demoler las únicas instalaciones deportivas con piscina y de gestión pública de la ciudad y no optar por la reparación de los daños, avalada por

los informes técnicos, ha generado la indignación de muchas personas afectadas por el cierre de la piscina municipal. Se quedan sin servicio durante más de dos años los 1.200 usuarios de la piscina cubierta, los más de 250 vecinos que acuden cada día a clases de gimnasia y, también los vecinos que, en verano, sobre todos los días de fin de semana, agotan el aforo de las piscinas exteriores, más de 300 personas cada día que no tienen piscinas en sus urbanizaciones.

“Ignoramos las razones que están llevando al Alcalde, contradiciendo incluso los informes técnicos, a anunciar la demolición integra del Polideportivo y el levantamiento de uno nuevo. Una decisión que, en principio y mientras no exista un informe técnico que diga lo contrario, nosotros pensamos que supone mucho más gasto y más tiempo sin un servicio esencial” afirma Fort.

Los socialistas quieren dejar claro que se oponen al derribo del actual edificio, única solución propuesta por el equipo de gobierno y también al proyecto de demolición del Polideportivo Príncipe Felipe, que ya se ha iniciado. “Los socialistas queremos que se arreglen los problemas estructurales que presentan los polideportivos antiguos, que se invierta en su mejora y, sobre todo, que se asegure una práctica deportiva segura. Queremos que se arreglen las cosas, no que se tiren. Que se utilice el dinero público para la construcción de nuevas instalaciones públicas y de gestión directa. Instalaciones que los vecinos sientan como suyas y que ofrezcan servicios esenciales, aunque no produzcan beneficios”, ha señalado Fort.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*