El uso de microcemento en Madrid, una tendencia al alza por sus múltiples ventajas y su versatilidad

El uso del microcemento en Madrid es una tendencia cada vez más al alza debido a los notables beneficios y múltiples usos que ofrece: no se precisa realizar apenas obras para su aplicación, se adhiere óptimamente sin tener que ser retirados materiales anteriores y no afecta a las cargas de los edificios en cuyas dependencias y estancias se utiliza ya que su grosor es pequeño (3 mm), siendo su impermeabilidad además una de sus prestaciones más valoradas cuando se aplica en exteriores (jardines, patios, terrazas, etc.), entre otros espacios, porque contribuye a combatir la humedad.

El microcemento es un material compuesto por cemento como elemento principal en su composición, complementado el mismo por resinas líquidas, diferentes aditivos, pigmentos minerales y áridos de grano pequeño, entre otros elementos que le otorgan la ventaja fundamental por lo que es tan apreciado: la gran cantidad de usos que pueden dársele, ya que otras características que presenta son los diferentes tipos de texturas y colores que posee.

En función de las texturas que presente, su aplicación es idónea en paredes, por ejemplo, si la textura es fina; pavimentos de interior, si la textura es media; pavimentos exteriores si la textura es gruesa e incluso equipamientos concretos como piscinas si la textura se ha preparado para ser aplicada sobre revestimientos específicos.

Dentro del hogar, resulta ya habitual aplicar el microcemento para revestir todo tipo de superficies, más allá de las exteriores y de las paredes y pavimentos o suelos antes citados: cocinas, baños, muebles, escaleras, etc. Y es que este material contribuye también a decorar la casa con acabados exclusivos con los que generar una estética funcional y resistente y una atmósfera amplia.

Otra de sus ventajas es que es de fácil y rápida aplicación: no precisa juntas de dilatación, pudiendo decorarse con el mismo cualquier ambiente o estilo, llegando a abacar un amplio abanico de opciones, desde un enfoque moderno e innovador a un toque minimalista o incluso tradicional. Por otra parte, su mantenimiento es mínimo y su limpieza sencilla: basta con pasar sobre esas superficies un paño húmedo y utilizar un jabón neutro.

Es posible encontrar este material de revestimiento continuo, liso, antideslizante, resistente y flexible en Microcemento Madrid, reputada empresa fabricante y distribuidora de microcemento tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

Colocar el microcemento puede llevar de 3 a 5 días, dependiendo del número de metros cuadrados que tenga la vivienda, y no implica la realización de obras molestas o ruidosas. Además, no solamente es apropiado para el hogar sino también para espacios comerciales, industriales y empresariales.

Cabe resaltar, respecto a la gran versatilidad del microcemento, que también se puede encontrar en diferentes acabados. De hecho, son tan amplias las posibilidades que ofrece que este material puede adaptarse a todo tipo de reformas, con acabados en mate, satinado y/o brillo, siendo el satinado el más demandado porque refleja la propia luz del microcemento con un brillo tenue y sedoso.

Hay varios tipos de microcemento: el denominado Microfino (el más tradicional), para interiores de poco tránsito; el Microhormigón, para interiores con tránsitos de personas medios y altos; el Microstone, adecuado para exteriores (piscinas, terrazas, patios, etc.); y el Aquaciment, muy resistente al cloro y sales minerales, estando diseñado específicamente para su uso en superficies con agua (fuentes, piscinas, estanques).

En todo caso, a la hora de elegir un determinado microcemento, lo ideal es acudir a profesionales cualificados y con experiencia, como los de Microcemento Madrid, que pueden asesorar óptimamente sobre el mejor microcemento para cada ocasión y superficie a revestir.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*