Escuela IDEO adquiere una nueva escuela infantil en Tres Cantos para dar visibilidad y expansión a la propuesta de neuropedagogía con corazón

En Escuela IDEO consideran primordial la etapa de infantil. En ella se sientan las bases de futuros aprendizajes académicos y vitales. Se inicia en 1-3 años con una metodología significativa y de valor, desarrollada desde la “Neuropedagogía con corazón”, estimulando los hitos claves del desarrollo positivo y respetando el ritmo de cada niño/niña para crecer con arreglo a su proceso madurativo, para crecer sin prisas.

Escuela IDEO adquiere la escuela infantil “La Charca Mágica”, en Tres Cantos, incorporándose al proyecto educativo, bajo la denominación Escuela Infantil IDEO, dando así visibilidad y expansión a la propuesta infantil de neuropedagogía con corazón que tan buen rendimiento está dando al centro.

“Este ilusionante nuevo paso adelante nace para dar respuesta a los retos, particularidades y necesidades de esta etapa. Estamos llevando más allá la etapa de educación infantil, mejorando y ampliando el proyecto desde la innovación y el desarrollo altamente especializado desde el primer año de vida hasta su transición a primaria”, señala José Canales, director de Escuela IDEO.

Neuropedagogía con corazón

En la etapa de infantil se dan los pasos fundamentales en el gran viaje de la vida. Se generan el mayor número de conexiones neuronales, se sientan las bases de las capacidades motoras, el lenguaje, las herramientas sociales y los futuros aprendizajes académicos y vitales.

“Basándonos en los últimos avances de la Neuropedagogía como conocimiento catalizador de su aprendizaje, identificando y estimulando los hitos clave del desarrollo positivo y respetando el ritmo de cada uno para crecer con arreglo a su desarrollo madurativo, en espacios seguros, confortables y que estimulan su interés por la manipulación y el juego. Por eso, en Escuela IDEO sabemos lo importante que es aprovechar al máximo todas las oportunidades de este extraordinario período”, explica José Canales.

Entender este proceso, tener la experiencia, la formación, las herramientas y la vocación necesaria para potenciarlo, es la clave fundamental que marca la diferencia para lograr un desarrollo positivo.

Un espacio de mimo, cariño y alegría diseñado específicamente para ellos. Todo para dar la mejor respuesta a los retos, particularidades y necesidades de este periodo fundamental, donde se sientan las bases de los aprendizajes futuros.

La experimentación base del aprendizaje

Escuela IDEO desarrolla un proyecto educativo, desde 1 año hasta 2º de Bachillerato Nacional e Internacional y Ciclos Formativos (TSEAS y TEGU), humanizante y humanizador, potenciando las habilidades personales y sociales y generando aprendizajes significativos.

“Mediante el uso de pedagogías activas, trabajo cooperativo y por proyectos, el desarrollo de inteligencias múltiples, la educación emocional y personalizada, conseguimos que nuestro alumnado, protagonista de su propio aprendizaje, adquiera conocimientos, habilidades y valores”, subrayan desde el centro.

En un contexto social cada vez más complejo e incierto, “en Escuela IDEO creemos que la experimentación es la base del aprendizaje, por eso diseñamos experiencias de aprendizaje en las que generamos las condiciones para que nuestro alumnado practique y aprenda en base a la solución de problemas y necesidades reales”, añade Canales.

“Todos nuestros esfuerzos van encaminados a ayudar a crear mejores personas y profesionales, más formados y más felices, a través de una educación activa e integradora”, concluye.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*