Ideas para la libertad de pensamiento, VII

Foto: Gorka la Barbera de Bustos

Por lo general nadie niega la libertad de conciencia-pensamiento, pero si cada ideología-grupo-colectivo-cultura-filosofía pone en una escala del cero o al cien o del cero a diez, un nivel diferente. Y sobretodo cada ideología-entidad-cultura pone un límite en qué campos o temáticas concretas, teóricas o prácticas, deben tener más libertad o menos. Y en tercer lugar, hay diferencias, si esa libertad de conciencia-pensamiento-expresión debe ser matizada por la razón o por la tradición o por la revelación o por una ideología.

– No podemos dejar de mirar el siglo veinte, sin olvidar siglos anteriores, y hemos visto, hoy mismo, qué sucede dónde no existe una libertad de pensamiento. Con consecuencias nefastas a y en todos los campos-realidades.

Si una ideología-cosmovisión-filosofía-estrato social quiere permanecer en la mente y corazón de los humanes, deben dejar el mayor grado de libertad de pensamiento. Al menos de libertad de pensamiento. Porque es la manera, que vaya, queriéndolo o no, ir rectificando y evolucionando, y por tanto, perdurando más y mejor a lo largo de siglos y generaciones.

– Todos hablan de la libertad de pensamiento y la libertad de expresión del pensamiento. Pero pocos, individuos, colectivos, grupos, ideologías admiten de verdad a los que de verdad ejercen la libertad de pensamiento, y como tal, estarán de acuerdo contigo, en algunas cosas, y en otras no.

Al final, todos, entes colectivos o individuos o ideológicos, no quieren la libertad de pensamiento, no quieren ciudadanos y personas, sino súbditos… Y eso, es la historia milenaria del pensamiento y de la filosofía y de la ciencia social, etc.

– Sin libertad de pensamiento nada puede crecer bien, casi siempre el árbol va mal. Cualquier ideología, sea secular o no lo sea, si no permite la libertad de conciencia-pensamiento-expresión, esa ideología se torcerá hacia un lado o hacia otro. Puede existir y ocupar el poder social durante décadas o incluso durante Estados, pero al final, esas sociedades las irá llevando hacia posturas no adecuadas y verdaderas. Y en definitiva, hacia una posibilidad más probable de enormes males e, incluso a estas alturas de la humanidad, a una posible extinción.

Solo una ideología-sociedad-cultura-Estado-religión que permita la libertad y análisis libre de sus principios y de todo, puede permitir ir rectificando a lo largo de generaciones y siglos y décadas, los fines de la humanidad, y desde luego de todo colectivo. Y ésta es la única manera y forma, de que la especie humana sobreviva. Quizás, puedan pensar que soy muy radical, pero lo creo profundamente.

Pondré un ejemplo, existen muchas ideologías, de un color y de otro, que van en contra visceralmente contra la cultura occidental. Pues la libertad de expresión de la cultura occidental, en muchos siglos limitada, ha permitido que los grandes desarrollos científicos y tecnológicos y filosóficos y artísticos de estos últimos siglos. Es más, muchos de los que la critican, quizás vivan, ellos o sus abuelas por los adelantos biotecnológicos y médicos de Europa y de Occidente. Cosa que deberían estar más agradecidos y agradecidas.

– ¿Pero la cuestión una ideología-cultura-sociedad con menos libertad de pensamiento, puede dominar negativamente, a otra cultura-sociedad-ideología más libre?

A esto debo contestar, con toda claridad que sí. Roma fue engullida por sociedades-culturas que permitían menos libertad y menos derechos a los individuos y colectivos de su época. Ciertamente, sin negar errores graves de la misma Roma antigua.

Por consecuencia, no debemos ignorar, que ideologías-sociedades-culturas con menos derechos y menos libertades, ninguna es perfecta, pero unas disponen de más derechos para individuos y colectivos que están bajo su mando que otras, más libertad en todos los sentidos, incluida la de pensamiento, ideologías-sociedades-culturas con menos libertad de pensamiento pueden imponerse, total o parcialmente sobre culturas más libres.

– No deberíamos olvidar-obviar que una cultura-ideología está conformada por cientos o miles de parámetros-conceptos-ideas-variables-funciones-relaciones, y ninguna cultura tiene un diez en todo.

No se debe infravalorar a ninguna cultura-ideología, ni a los humanos que creen en ellas, porque existen múltiples factores-variables, y algunas culturas-ideologías, pueden que tengan características más inferiores en algunos rasgos, pero tienen otros, más positivos. O al menos más eficaces. Hay culturas-ideologías que tienen una enorme capacidad de plasticidad para irse imponiendo sobre otras. Y en cambio otras que son más abiertas, por tolerancia, y por la concepción de derechos, a y en todos los sentidos, pues pueden ser más permeables.

Dicho de otro modo, la libertad de conciencia-pensamiento-expresión, que creo es esencial al ser humano, siempre que se utilice con respeto, aunque se equivoque, no es lo mismo en todas las culturas-ideologías. Pero creo y creemos muchos, que es el punto esencial, o uno de los puntos esenciales de todo ser humano, de la dignidad humana, individual y colectiva, y es el único o uno de los pocos fundamentos para orientarnos hacia el futuro. El libre examen, con respeto y prudencia y razones, debe ser un mandato casi sagrado, para que la humanidad pueda proseguir su camino.

– Ciertamente la libertad de pensamiento y expresión publicación, exige respeto, pero también libertad. Ningún ser humano debe ser castigado de ninguna manera, por expresar sus opiniones e ideas y razones en multitud de temas, salvo en algunos, que diríamos sean penados por la ley y el sentido común y una ética mínima. Nadie puede hacer proselitismo del asesinato por ejemplo, pero desde luego, existe libertad de pensamiento sobre temas metafísicos, religiosos, morales, políticos, etc.

Hemos vivido, un siglo veinte, en el mundo, en el que la libertad ha sido negada de múltiples formas y maneras. Pongan ustedes nombres. Hemos vivido siglos la humanidad, en que la libertad y libertades ha estado negada en muchos sentidos. Con esto no digo, ni defiendo que los humanes entren en el libertinaje, pero la libertad en muchos sentidos, siempre con una mínima ética moral universal, es absolutamente necesaria.

Vivimos tiempos, que uno siente a veces, que son aciagos, mucho libertinaje y poco sentido real y profundo de la libertad.

Para terminar, plantearía que cada hipotético y estimado lector, si existe algún lector que haya sido capaz de llegar hasta aquí, examine, si quiere y puede los distintos tipos de libertades de pensamiento y de expresión y de conciencia existentes. No digo solo la materialización de las libertades, en tal o cual cuestión o tema, sino la libertad de conciencia y de expresión. Ciertamente, creo que ninguna libertad de pensamiento y de conciencia puede ser y existir, sin un respeto a la legalidad vigente, y a la moralidad mínima o ética mínima universal, en el concepto que los pensadores-filósofos-teólogos están intentando crear y conceptualizar como “fundamento de las civilizaciones del futuro”.

De todas formas, estos temas son tan complejos, o te quedas corto o lejos, o te medio entienden o te mal entienden. Todo lo que escribas o pienses, es parcialmente cierto y verdadero y parcialmente erróneo o equívoco.


Autor: Jesús Millán Muñoz – http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (22 julio-24 noviembre 2017 cr).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*