Negocios y Coronavirus: pequeños negocios que se han reconvertido en el último año

De todos es sabido que la pandemia del Covid-19 ha provocado una crisis socio-económica sin precedentes que ha afectado a buen número de sectores de actividad, figurando entre los más conocidos los relacionados con el turismo y la hostelería, la aviación, la educación en el extranjero, la construcción, el ocio y el entretenimiento, la electrónica y los bienes de consumo y de lujo.

Ahora bien, hay negocios fundamentales, que están relacionados con la salud o, lo que es lo mismo, con el bienestar físico, mental y emocional, que han sufrido igualmente, e incluso en la mayoría de casos en mayor medida, las graves consecuencias económicas derivas del coronavirus, y de los que los medios de comunicación en general apenas se han hecho eco, por lo que sus dificultades han pasado desapercibidas.

Es el caso de las actividades de fisioterapia y masaje, y especialmente del masaje erótico, cuya finalidad es ayudar a las personas a alcanzar vidas mucho más plenas basadas en la relajación, la sensualidad, el bienestar y la felicidad que este tipo de masaje produce.

Los centros de masaje erótico, como por ejemplo Masajes Majestic han tenido que realizar enormes esfuerzos para intentar adaptarse a la situación incorporando protocolos de prevención, seguridad e higiene en relación con el Covid-19 y adoptando medidas específicas, recomendadas por las autoridades sanitarias, para garantizar la salud de todos, clientes y trabajadores.

En dicho contexto están aplicando un exhaustivo protocolo, que va más allá de lo que determinan las indicaciones de Salud Pública:

  • Uso de gel hidroalcohólico.
  • Utilización de zapatillas desechables y puesta a disposición de los usuarios de los servicios de mascarillas quirúrgicas en la salida del centro, por si fuera necesario cambiarla antes de abandonarlo, con independencia de que tanto el o la masajista como el cliente deberán llevar mascarilla en todo momento.
  • Utilización de material desechable, como hasta ahora se había hecho.
  • Desinfección de todo el material no desechable.
  • Ventilación, limpieza y desinfección de la sala y de los espacios comunes después de cada servicio. Para ello se espacian más las citas entre sí, dando margen suficiente entre la salida y llegada de clienes para proceder a higienizar y desinfectar correctamente las dependencias utilizadas.

Feeling con el cliente

La realidad que se están encontrando los profesionales del masaje erótico es que muchos de sus clientes habituales, que acudían a sus centros desde antes de la pandemia, tienen miedo, ya que se trata de un servicio que requiere mucho contacto, por lo que prefieren esperar a que todo pase para volver a visitar estos establecimientos de masaje.

De hecho, una mayoría de clientes de los mismos eran personas que llegaban a Madrid por razones de negocio y se alojaban en hoteles ubicados en el centro de la capital. Sin embargo, en la actualidad y pese a la desaparición de las medidas de restricción de movilidad, la realidad es que ha disminuido en gran medida la demanda de este tipo de servicios debido a la instauración del teletrabajo, las videocall, las reuniones virtuales o videoconferencias y los eventos online, así como por la inexistencia prácticamente aún a fecha de hoy de turismo nacional e internacional.

Ahora bien, circunstancias como el sentimiento de soledad y la falta de contacto físico ocasionados por el aislamiento tan prolongado al que ha dado lugar el coronavirus, han atraído hasta los centros de masaje erótico a otro tipo de clientes que nunca antes se habían atrevido a demandar este servicio.

Es evidente que la pandemia no solo nos ha transformado la vida. Ha ido mucho más allá. El último año nos ha cambiado a todos y ha modificado nuestro modo de ver las cosas, lo que ha llevado consigo una liberación de prejuicios y creencias limitantes colectivas que ha derivado en la llegada de nuevos perfiles de clientes demandantes de masajes eróticos, que viven la experiencia como algo único e indescriptible.

Así lo ponen de manifiesto los profesionales del negocio, que reciben de esos nuevos perfiles de clientes continuas muestras de agradecimiento y satisfacción, junto con su deseo de poder compartir su experiencia con su círculo más cercano.

Así, centros como Masajes Majestic han conseguido este año fidelizar a gran número de nuevos clientes, que acuden al establecimiento cada semana o al menos una vez al mes, depositando su confianza en sus masajistas por las estrictas medidas de seguridad e higiene que aplican, la calidad de sus servicios y la cercanía que derrochan en el trato.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*