La regla del 1%: mejorar las ganancias poco a poco

David Somoza Mosquera

En el mundo de los negocios la excelencia es una meta que toda empresa persigue para obtener mejores resultados en cuanto a desempeño y rentabilidad. Sin embargo, algunas no logran ese cometido. Hay experiencias de compañías que fracasaron o sufrieron reveses importantes porque se fijaron grandes y numerosos objetivos que no pudieron cumplir, debido a que no les era posible abarcarlos todos al mismo tiempo.

Esto ha llevado a la excelencia se convierta en una estrategia corporativa. Y en esa dirección apunta lo que se conoce como la microexcelencia, también llamada la regla del 1%, la cual persigue que las compañías obtengan ganancias, pero poco a poco.

Se trata de una visión, considerada dentro del ámbito empresarial como “realista”, que se enfoca en que las empresas no intenten cubrir grandes objetivos a la vez. Es decir, que se centren en mejorar 1% cada día, lo que brinda mayores posibilidades de lograr las metas en lugar de abarcar más.

Kumar Mehta, CEO, emprendedor y autor del bestseller “The Innovation Biome y The Exceptionals”, señala como ejemplos exitosos en cuanto a la aplicación de la microexcelencia a Michael Jordan, Serena Williams y Michael Phelps en el área de los deportes, Albert Einstein en la ciencia y Bill Gates en la tecnología y los negocios.

El secreto está en que la estrategia del 1% da mayores posibilidades de lograr los objetivos establecidos en lugar de colmarse con muchas cosas para hacer. Ahora, no se trata de una fórmula mágica ni universal para alcanzar la excelencia, pues su aplicación dependerá de las características de cada empresa.

La práctica de la microexcelencia requiere combinar el talento natural con lo que se realiza, por lo que también hace énfasis en el descanso y respeto de las horas de sueño, tanto de los empleados como de los ejecutivos y directivos de la compañía.

Esa práctica permite lograr una mayor excelencia. No obstante, es condición fundamental que sea sostenible con base en la disposición de un producto o servicio de alta calidad, el desarrollo de una gestión financiera sólida y el ofrecimiento a los clientes de un valor real.

Y un punto importantísimo a tener en cuenta es que la excelencia no nace ni aparece por accidente, sino que es el resultado de una serie de acciones llevadas a cabo con esfuerzo y una visión clara y correctamente comunicada, elaborada por un equipo cohesionado y de manera sistemática y organizada.

Así que empresas a no impacientarse. Mejorar las ganancias poco a poco…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*