Las estudiantes rechazan la Ley FP y reivindican la laboralización de las prácticas

El sindicato estudiantil Estudiantes en Movimiento llama a la organización contra el Anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional

Representantes de 'Estudiantes en movimiento' en una imagen de archivo / Foto: FB EeM

El gobierno central presentó, el pasado 7 de septiembre, el Anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la FP, una ley que, según denuncia el sindicato estudiantil Estudiantes en Movimiento, forma parte del aparato de medidas pensadas por el Gobierno “para adaptar la escuela a las necesidades empresariales”. Además, plantean desde el sindicato que la expulsión de las jóvenes de extracción obrera de la Universidad y el engrosamiento de la FP son dos tendencias simbióticas.

La extensión del formato de FP Dual a todos los ciclos supone, en voz del movimiento estudiantil, la extensión de la mano de obra barata para las empresas, al ampliar el margen que las instituciones dotan a las empresas para acceder a convenios de formación en prácticas y, así, cubrir puestos de trabajo con estudiantes con muchos menos derechos. Se denuncia que se han incrementado las horas de prácticas y restado los límites hacia las empresas.

“En la actualidad -precisan-, ya contamos con lugares en los que es habitual que una empresa tenga una plantilla compuesta mayoritariamente por becarias con lo que, con el modelo actual, las que siguen este modelo lo tendrán mucho más fácil para contar con muchas más estudiantes en condiciones precarias. La solución debe pasar por un límite proporcional de becarias en cada centro de trabajo pues, de lo contrario, la mano de obra barata seguirá siendo la norma”.

El sindicato denuncia que, con el aumento de la formación en el centro de trabajo, se restan contenidos teóricos que, bajo el Anteproyecto de Ley, son diseccionados y pasados a formar parte del contenido de “Máster de especialización” que no están al alcance de sectores sociales pauperizados. Critican que estos másteres reemplacen los cursillos de formación interna de las empresas, abaratando aún más los costes que estas deben asumir y reduciendo la formación de las clases populares.

La apuesta del movimiento estudiantil organizado está por la laboralización de las prácticas de FP, reconociéndolas como trabajo y asegurando a las estudiantes los mismos derechos que a cualquier trabajadora.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*